s

Yo en todos los libros acostumbro a leer el prefacio, porque a veces suele ser lo mejor de la obra.

Yo en todos los libros acostumbro a leer el prefacio, porque a veces suele ser lo mejor de la obra.
― Autor: Cecilia Bohl de Faber

imagen de Yo en todos los libros acostumbro a leer el prefacio, porque a veces suele ser lo mejor de la obra.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Cecilia Bohl de Faber
Mis críticas son ligeras y sin hiel, porque no la hay en mi corazón, y la detesto en literatura.

Mis críticas son ligeras y sin hiel, porque no la hay en mi corazón, y la detesto en literatura.

Yo en todos los libros acostumbro a leer el prefacio, porque a veces suele ser lo mejor de la obra.

Yo en todos los libros acostumbro a leer el prefacio, porque a veces suele ser lo mejor de la obra.

¡La felicidad! No existe palabra con más acepciones; cada uno la entiende a su manera.

¡La felicidad! No existe palabra con más acepciones; cada uno la entiende a su manera.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

¿Quién osó luchar con los dioses, y quién con el Único? Es hermoso ser un discípulo de Homero, aunque sea el último.

El hombre ha nacido para luchar, y es como se le define mejor, diciendo que es un guerrero nato y que su vida, desde el principio al fin, no es sino una batalla

El envidioso es de tal ser, que no se le indigesta lo que come, sino lo que ve comer.

Ese débil método de educación al que solemos llamar indulgencia, destruye toda la fuerza del alma y del cuerpo

Frases célebres por autores