s

Nuestro gran error es intentar obtener de cada uno en particular las virtudes que no tiene, y desdeñar el cultivo de las que posee.

Nuestro gran error es intentar obtener de cada uno en particular las virtudes que no tiene, y desdeñar el cultivo de las que posee.
― Autor: Marguerite Yourcenar

imagen de Nuestro gran error es intentar obtener de cada uno en particular las virtudes que no tiene, y desdeñar el cultivo de las que posee.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Marguerite Yourcenar
¿Quién sería lo bastante insensato para morir sin haber dado al menos la vuelta a su cárcel?

¿Quién sería lo bastante insensato para morir sin haber dado al menos la vuelta a su cárcel?

Exageráis la hipocresía de los hombres. La mayoría piensa demasiado poco para permitirse el lujo de poder pensar doble.

Exageráis la hipocresía de los hombres. La mayoría piensa demasiado poco para permitirse el lujo de poder pensar doble.

Nuestro gran error es intentar obtener de cada uno en particular las virtudes que no tiene, y desdeñar el cultivo de las que posee.

Nuestro gran error es intentar obtener de cada uno en particular las virtudes que no tiene, y desdeñar el cultivo de las que posee.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Logro resistirlo todo, salvo la tentación.

El amor es un juego; el matrimonio, un negocio

A Un Poeta SajónTú cuya carne, hoy dispersión y polvo,pesó como la nuestra sobre la tierra,tú cuyos ojos vieron el sol, esa famosa estrella,tú que viniste no en el rígido ayersino en el incesante presente,en el último punto y ápice vertiginoso del tiempo,tú que en tu monasterio fuiste llamadopor la antigua voz de la épica,tú que tejiste las palabras,yú que cantaste la victoria de Brunanburhy no la atribuiste al Señorsino a la espada de tu rey,tú que con júbilo feroz cantaste,la humillación del viking,el festín del cuervo y del águila,tú que en la oda militar congregastelas rituales metáforas de la estirpe,tú que en un tiempo sin historiaviste en el ahora el ayery en el sudor y sangre de Brunanburhun cristal de antiguas auroras,tú que tanto querías a tu Inglaterray no la nombraste,hoy no eres otra cosa que unas palabrasque los germanistas anotan.Hoy no eres otra cosa que mi vozcuando revive tus palabras de hierro.Pido a mis dioses o a la suma del tiempoque mis días merezcan el olvido,que mi nombre sea Nadie como el de Ulises,pero que algún verso perdureen la noche propicia a la memoriao en las mañanas de los hombres.

Dirán que andas por un camino equivocado, si andas por tu camino.

Frases célebres por autores