s

Aquella se puede llamar felicidad, que con nuestros deseos se mide.

Aquella se puede llamar felicidad, que con nuestros deseos se mide.
― Autor: Séneca Marco Aneo

imagen de Aquella se puede llamar felicidad, que con nuestros deseos se mide.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Séneca Marco Aneo
El que de buena voluntad recibió algún beneficio, pagó la primera parte de su obligación.

El que de buena voluntad recibió algún beneficio, pagó la primera parte de su obligación.

El que es prudente es moderado; el que es moderado es constante; el que es constante es imperturbable; el que es imperturbable vive sin tristeza; el que vive in tristeza es feliz; luego el prudente es feliz.

El que es prudente es moderado; el que es moderado es constante; el que es constante es imperturbable; el que es imperturbable vive sin tristeza; el que vive in tristeza es feliz; luego el prudente es feliz.

Tenemos en mucho precio los beneficios que hacemos.

Tenemos en mucho precio los beneficios que hacemos.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Ningún amor más verdadero que aquel que muere no revelado

He firmado tantos ejemplares de mis libros que el día que me muera va a tener un gran valor uno que no lleve mi firma.

Era una pasión por la mirada, y en su mirada estaban los ojos antes del tiempo; dice su padre que el tiempo es melancolía, y cuando se para lo llamamos eternidad.

Lo único que impide a Dios mandar un segundo diluvio, es que el primero fue inútil.

Frases célebres por autores