s

Debes tener siempre fría la cabeza, caliente el corazón y larga la mano

Debes tener siempre fría la cabeza, caliente el corazón y larga la mano
― Autor: Confucio

imagen de Debes tener siempre fría la cabeza, caliente el corazón y larga la mano

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Confucio
Sin no conoces todavía la vida, ¿cómo puede ser posible conocer la muerte?

Sin no conoces todavía la vida, ¿cómo puede ser posible conocer la muerte?

Es hombre quien imponiéndose a su yo se somete a los «li» (costumbres),a la ley de las convenciones sociales.

Es hombre quien imponiéndose a su yo se somete a los «li» (costumbres),a la ley de las convenciones sociales.

Los cautos rara vez se equivocan.

Los cautos rara vez se equivocan.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

El hombre está dispuesto siempre a negar todo aquello que no comprende.

AmorMujer, yo hubiera sido tu hijo, por bebertela leche de los senos como de un manantial,por mirarte y sentirte a mi lado y tenerteen la risa de oro y la voz de cristal.Por sentirte en mis venas como Dios en los ríosy adorarte en los tristes huesos de polvo y cal,porque tu ser pasara sin pena al lado míoy saliera en la estrofa -limpio de todo mal-.Cómo sabría amarte, mujer, cómo sabríaamarte, amarte como nadie supo jamás!Morir y todavíaamarte más.Y todavíaamarte másy más.

En el país de los ciegos, el tuerto es rey

No debemos lamentar nunca el tiempo que hemos empleado en proceder bien

Frases célebres por autores