s

Yo no sirvo más que al deber, y con éste seré siempre lo bastante poderoso.

Yo no sirvo más que al deber, y con éste seré siempre lo bastante poderoso.
― Autor: José Marti

imagen de Yo no sirvo más que al deber, y con éste seré siempre lo bastante poderoso.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de José Marti
El hombre sincero tiene derecho al error.

El hombre sincero tiene derecho al error.

Debe hacerse en cada momento, lo que en cada momento es necesario.

Debe hacerse en cada momento, lo que en cada momento es necesario.

La política no es la ciencia de las formas, aunque sea esto en mucho; sino el arte de fundir en actividad pacífica los elementos, heterogéneos u hostiles, de la nación; y lo primero es conocer al dedillo a estos elementos, para no intentar nada que haya de chocar contra ellos, e irles acomodando gradualmente aquellas novedades foráneas que fuesen de posible y útil acomodo.

La política no es la ciencia de las formas, aunque sea esto en mucho; sino el arte de fundir en actividad pacífica los elementos, heterogéneos u hostiles, de la nación; y lo primero es conocer al dedillo a estos elementos, para no intentar nada que haya de chocar contra ellos, e irles acomodando gradualmente aquellas novedades foráneas que fuesen de posible y útil acomodo.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Puedes ser lo que deseas, sólo existe un obstáculo: tu mismo.

En realidad, la atracción o el afecto no son más que simpatía de la costumbre.

Lo que llamamos casualidad no es ni puede ser sino la causa ignorada de un efecto desconocido.

Para hacerse una posición en el mundo, es preciso hacer todo lo posible para hacer creer que ya se tiene.

Frases célebres por autores