s

Los que obran bien son los únicos que pueden aspirar en la vida a la felicidad.

Los que obran bien son los únicos que pueden aspirar en la vida a la felicidad.
― Autor: Aristóteles

imagen de Los que obran bien son los únicos que pueden aspirar en la vida a la felicidad.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Aristóteles
Lo que está en nuestro poder hacer, también está en nuestro no poder hacerlo.

Lo que está en nuestro poder hacer, también está en nuestro no poder hacerlo.

El hombre nada puede aprender sino en virtud de lo que sabe.

El hombre nada puede aprender sino en virtud de lo que sabe.

Si tanto me alaban, será por alabarse a sí mismos, pues al alabarme dan a entender que me comprenden.

Si tanto me alaban, será por alabarse a sí mismos, pues al alabarme dan a entender que me comprenden.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

lágrimas...es maravilloso no sentirte...pero mejor aun no necesitar hacerlo...

PaseoSin ternuras, que entre nosotrossin ternuras nos entendemos.Sin hablarnos, que las palabrasnos desaroman el secreto.¡Tantas cosas nos hemos dichocuando no era posible vernos!¡Tantas cosas vulgares, tantascosas prosaicas, tantos ecosdesvanecidos en los años,en la oscura entraña del tiempo!Son esas fábulas lejanasen las que ahora no creemos.Es octubre. Anochece. Un bancosolitario. Desde él te veoeternamente joven, mientrasnosotros nos vamos muriendo.Mil novecientos treinta y ocho.La Magdalena. Soles. Sueños.Mil novecientos treinta y nueve,¡comenzar a vivir de nuevo!Y luego ya toda la vida.Y los años que no veremos.Y esta gente que va a sus casas,a sus trabajos, a sus sueños.Y amigos nuestros muy queridos,que no entrarán en el invierno.Y todo ahogándonos, borrándonos.Y todo hiriéndonos, rompiéndonos.Así te he visto: sin ternuras,que sin ellas nos entendemos.Pensando en ti como no eres,como tan solo yo te veo.Intermedio prosaico parasoñar una tarde de invierno.

El beneficio que a todos se hace, a ninguno se hace.

Nadie se da la muerte en un exceso de razón.

Frases célebres por autores