s

He sospechado alguna vez que la única cosa sin misterio es la felicidad, porque se justifica por sí sola.

He sospechado alguna vez que la única cosa sin misterio es la felicidad, porque se justifica por sí sola.
― Autor: Jorge Luis Borges

imagen de He sospechado alguna vez que la única cosa sin misterio es la felicidad, porque se justifica por sí sola.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Jorge Luis Borges
La imaginación está hecha de convenciones de la memoria. Si yo no tuviera memoria no podría imaginar.

La imaginación está hecha de convenciones de la memoria. Si yo no tuviera memoria no podría imaginar.

No podría definirme como ateo, porque declararme ateo correspone a una certidumbre que no poseo.

No podría definirme como ateo, porque declararme ateo correspone a una certidumbre que no poseo.

La duda es uno de los nombres de la inteligencia.

La duda es uno de los nombres de la inteligencia.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Perro viejo no ladra en vano.

DeseoSólo tu corazón caliente,y nada más.Mi paraíso un camposin ruiseñorni liras,con un río discretoy una fuentecilla.Sin la espuela del vientosobre la fronda,ni la estrella que quiereser hoja.Una enorme luzque fueraluciérnagade otra,en un campode miradas rotas.Un reposo claroy allí nuestros besos,lunares sonorosdel eco,se abrirían muy lejos.Y tu corazón caliente,nada más.

La pasión y el odio son hijos de bebidas que embiagan.

No existe para el hombre más que una verdadera desdicha: incurrir en falta y tener motivo de censura contra sí.

Frases célebres por autores