s

No puede haber gracia donde no hay discreción.

No puede haber gracia donde no hay discreción.
― Autor: Miguel De Cervantes Saavedra

imagen de No puede haber gracia donde no hay discreción.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Miguel De Cervantes Saavedra
Las armas requieren espíritu como las letras.

Las armas requieren espíritu como las letras.

Paréceme, Sancho, que no hay refrán que no sea verdadero, porque todos son sentencias sacadas de la mesma experiencia, madre de las ciencias todas.

Paréceme, Sancho, que no hay refrán que no sea verdadero, porque todos son sentencias sacadas de la mesma experiencia, madre de las ciencias todas.

No hay camino que no se acabe si no se le opone la pereza.

No hay camino que no se acabe si no se le opone la pereza.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

El ser humano es bueno cuando hace mejores a los otros.

El favor consiste no en lo que se hace o se da, sino en el ánimo con que se da o se hace.

Todo el que deja hacer lo que es capaz de hacer, peca.

Alguien PasaAlguien pasa y preguntapor los jazmines, madre.Y yo guardo silencio.Las palabras no acudenen mi ayuda, se escondenen el fondo del pecho, por no subir vestidasde luto hasta mi boca,y derramarse luegoen un río de lágrimas.No sé si tú recuerdaslos días aún tempranosen que ibas como un ángelpor el jardín, y dabasa los lirios y rosassu regalo de agua,y las hojas marchitasrecogías en esatu manera tan suavede tratar a las plantasy a los que se acercabana tu amistad perfecta.Yo sí recuerdo, madre,tu oficio de ser tiernay fina como el aire.Una tarde un poetarecibió de tus manosun jazmín que cortastepara él. Con asombrote miró largamentey se llevó a los labios,reverente, la flor.Se me quedó en la frenteaquel momento, digola frente cuando debodecir el corazón.Y se me va llenandode nostalgia la vida,como un vaso colmadode un lento vino pálido,si alguien pasa y preguntapor los jazmines, madre.

Frases célebres por autores