s

La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida.

La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida.
― Autor: Miguel De Cervantes Saavedra

imagen de La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Miguel De Cervantes Saavedra
Al que mal vive, el miedo le sigue.

Al que mal vive, el miedo le sigue.

Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades.

Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades.

Pocas o ninguna vez se cumple con la ambición que no sea con daño de tercero.

Pocas o ninguna vez se cumple con la ambición que no sea con daño de tercero.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Bien poco enseñó la vida a quien no le enseñó a soportar el dolor.

Me dicen que no soy una mujer de este siglo, al gustarme la lectura pausada, y yo insisto que los pesados son los libros frívolos.

Sólo obedeciéndola se doblega a la naturaleza.

¿dónde puedo encontrar un hombre gobernado por la razón y no por los hábitos y los deseos?.

Frases célebres por autores