s

Una buena parte de los hombres no tiene más vida interior que la de sus palabras, y sus sentimientos se reducen a una existencia oral.

Una buena parte de los hombres no tiene más vida interior que la de sus palabras, y sus sentimientos se reducen a una existencia oral.
― Autor: José Ortega Y Gasset

imagen de Una buena parte de los hombres no tiene más vida interior que la de sus palabras, y sus sentimientos se reducen a una existencia oral.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de José Ortega Y Gasset
Ser emperador de sí mismo es la primera condición para imperar a los demás

Ser emperador de sí mismo es la primera condición para imperar a los demás

El liberalismo es la suprema generosidad: es el derecho que la mayoría otorga a la minoría aunque ese enemigo sea débil.

El liberalismo es la suprema generosidad: es el derecho que la mayoría otorga a la minoría aunque ese enemigo sea débil.

El que no pueda lo que quiera, que quiera lo que pueda.

El que no pueda lo que quiera, que quiera lo que pueda.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

En la paz, los hijos entierran a los padres; la guerra altera el orden de la naturaleza y hace que los padres entierren a sus hijos

El bien público requiere que se traicione, que se mienta y que se masacre.

¿Quién debe diseñar en última instancia el producto?. El cliente, por supuesto.

Refranes que no sean verdaderos y febreros que no sean locos pocos.

Frases célebres por autores