s

Es funesto que nos acostumbremos a reconocer como ejemplos de sana belleza algunas obras clásicas, que acaso son objetivamente muy valiosas, pero que no causan deleite.

Es funesto que nos acostumbremos a reconocer como ejemplos de sana belleza algunas obras clásicas, que acaso son objetivamente muy valiosas, pero que no causan deleite.
― Autor: José Ortega Y Gasset

imagen de Es funesto que nos acostumbremos a reconocer como ejemplos de sana belleza algunas obras clásicas, que acaso son objetivamente muy valiosas, pero que no causan deleite.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de José Ortega Y Gasset
Con la moral corregimos los errores de nuestros instintos y con el amor corregimos los errores de nuestra moral

Con la moral corregimos los errores de nuestros instintos y con el amor corregimos los errores de nuestra moral

La máxima especialización equivale a la máxima incultura.

La máxima especialización equivale a la máxima incultura.

Mientras el tigre no puede dejar de ser tigre, no puede destigrarse, el hombre vive en riesgo permanente de deshumanizarse.

Mientras el tigre no puede dejar de ser tigre, no puede destigrarse, el hombre vive en riesgo permanente de deshumanizarse.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de Un día me di cuenta que te quería, otro día llegó a mi vida el amor que por ti sentía, y hoy sólo sé que ya no puedo sentir más, porque lo que por ti siento, es todo lo que yo he querido en la vida, y más sería que estuvieras siempre a mi lado, como me gustaría.

Un día me di cuenta que te quería, otro día llegó a mi vida el amor que por ti sentía, y hoy sólo sé que ya no puedo sentir más, porque lo que por ti siento, es todo lo que yo he querido en la vida, y más sería que estuvieras siempre a mi lado, como me gustaría.

imagen de Sexo: maravillosa palabra compuesta de 2 sílabas, 2 vocales, 2 consonantes y 2 personas cachondas y lujuriosas.

Sexo: maravillosa palabra compuesta de 2 sílabas, 2 vocales, 2 consonantes y 2 personas cachondas y lujuriosas.

imagen de Si quieres saber si amas a alguien de verdad deberías preguntarte: ¿Por qué lo amo? Si la respues ta es porque es lindo, porque me quiere, porque me dice cosas bonitas, porque la pasamos bien, entonces no lo amas, en cambio, si la respuesta es: lo amo porque sí y lo amo sólo por el echo de que existe, entonces, sí, estás enamorad@.

Si quieres saber si amas a alguien de verdad deberías preguntarte: ¿Por qué lo amo? Si la respues ta es porque es lindo, porque me quiere, porque me dice cosas bonitas, porque la pasamos bien, entonces no lo amas, en cambio, si la respuesta es: lo amo porque sí y lo amo sólo por el echo de que existe, entonces, sí, estás enamorad@.

Mejores imagenes del momento

Lo que hoy siente tu corazón, mañana lo entenderá tu cabeza.

El amor desea, el temor evita. A eso se debe la imposibilidad de que alguien sea amado y respetado a la vez por la misma persona, al menos en el mismo espacio de tiempo. Pues quien respeta reconoce el poder, es decir, lo teme: su estado es el temor respetuoso. Pero el amor no reconoce ningún poder, nada que separe, diferencie, anteponga o subordine. Como el amor no respeta, las personas ávidas de respeto son secreta o públicamente reacias a ser amadas.

A los hombres se les puede dividir en dos categorías: los que hablan para decir algo, y los que dicen algo por hablar.

Ningún genio fue jamás empañado por el aliento de los críticos.

Frases célebres por autores