s

El aprendizaje es un simple apéndice de nosotros mismos; dondequiera que estemos, está también nuestro aprendizaje.

El aprendizaje es un simple apéndice de nosotros mismos; dondequiera que estemos, está también nuestro aprendizaje.
― Autor: William Shakespeare

imagen de El aprendizaje es un simple apéndice de nosotros mismos; dondequiera que estemos, está también nuestro aprendizaje.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de William Shakespeare
Fragilidad tiene nombre de mujer

Fragilidad tiene nombre de mujer

El mismo diablo citará a la Sagrada Escritura si viene bien a sus propósitos

El mismo diablo citará a la Sagrada Escritura si viene bien a sus propósitos

Maestro, quisiera saber cómo viven los peces en el mar.Como los hombres en la tierra: los grandes se comen a los pequeños.

Maestro, quisiera saber cómo viven los peces en el mar.Como los hombres en la tierra: los grandes se comen a los pequeños.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

A veces sucede así en la vida: cuando son los caballos los que han trabajado, es el cochero el que recibe la propina

Así EraCanta, me dices. Y yo canto.¿Cómo callar? Mi boca es tuya.Rompo contento mis amarras,dejo que el mundo se me funda.Sueña, me dices. Y yo sueño.¡Ojalá no soñara nunca!No recordarte, no mirarte,no nadar por aguas profundas,no saltar los puentes del tiempohacia un pasado que me abruma,no desgarrar ya más mi carnepor los zarzales, en tu busca.Canta, me dices. Yo te cantoa ti, dormida, fresca y única,con tus ciudades en racimos,como palomas sucias,como gaviotas perezosasque hacen sus nidos en la lluvia,con nuestros cuerpos que a ti vuelvencomo a una madre verde y húmeda.Eras de vientos y de otoños,eras de agrio sabor a frutas,eras de playas y de nieblas,de mar reposando en la bruma,de campos y albas ciudades,con un gran corazón de música.

La ciencia que sirve para hacernos orgullosos y que degenera en pedantería no vale mas que para deshonrarnos.

Cuando ven a un hombre que piensa libremente, los clérigos arman un alboroto similar al de las gallinas que descubren entre sus polluelos a un patito que se lanza al agua. No piensan que algunos viven tan seguros en este elemento como ellos en seco.

Frases célebres por autores