s

Creedlo, para hacernos amar no debemos preguntar nunca a quien nos ama: ¿Eres feliz?, sino decirle siempre: ¡Qué feliz soy!

Creedlo, para hacernos amar no debemos preguntar nunca a quien nos ama: ¿Eres feliz?, sino decirle siempre: ¡Qué feliz soy!
― Autor: Jacinto Benavente

imagen de Creedlo, para hacernos amar no debemos preguntar nunca a quien nos ama: ¿Eres feliz?, sino decirle siempre: ¡Qué feliz soy!

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Jacinto Benavente
Nunca, como al morir un ser querido, necesitamos creer que hay un cielo.

Nunca, como al morir un ser querido, necesitamos creer que hay un cielo.

Eso de que el dinero no da la felicidad son voces que hacen correr los ricos para que no les envidien demasiado los pobres

Eso de que el dinero no da la felicidad son voces que hacen correr los ricos para que no les envidien demasiado los pobres

Nunca he comprendido que los hombres ni los pueblos quieran volver a vivir una sola hora de su vida pasada. Bien pasado está todo lo pasado

Nunca he comprendido que los hombres ni los pueblos quieran volver a vivir una sola hora de su vida pasada. Bien pasado está todo lo pasado

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

El matrimonio es la escuela segura del orden, de la bondad, de la humanidad, que son cualidades mucho más necesarias que la instrucción y el talento.

Yo defino el temor: una autosugestión más o menos voluntaria de inferioridad.

El más elevado tipo de hombre es el que obra antes de hablar, y practica lo que profesa.

A caballo regalado no se le miran los dientes.

Frases célebres por autores