s

Parece significativo que en griego el diablo se llame propiamente calumniador: diabolos.

Parece significativo que en griego el diablo se llame propiamente calumniador: diabolos.
― Autor: Arthur Schopenhauer

imagen de Parece significativo que en griego el diablo se llame propiamente calumniador: diabolos.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Arthur Schopenhauer
En nuestros países monógamos, casarse significa perder la mitad de los derechos propios y doblar los propios deberes

En nuestros países monógamos, casarse significa perder la mitad de los derechos propios y doblar los propios deberes

La envidia en los hombres muestra cuán desdichados se sienten, y su constante atención a lo que hacen o dejan de hacer los demás, muestra cuánto se aburren.

La envidia en los hombres muestra cuán desdichados se sienten, y su constante atención a lo que hacen o dejan de hacer los demás, muestra cuánto se aburren.

El cambio es la única cosa inmutable

El cambio es la única cosa inmutable

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

La cosa más importante no es lo que decimos nosotros, sino lo que dios nos dice a nosotros. Jesús está siempre allí, esperándonos. En el silencio nosotros escuchamos su voz.

En los asuntos triviales, el estilo y no la sinceridad es lo esencial. En los importantes, también el estilo es lo esencial.

A pesar de que es malo; peor es silenciarlo, pues todas las verdades silenciadas acaban por destilar veneno.

Al jugar al ajedrez entonces, podemos aprender: Primero, previsión... Segundo, prudencia... Tercero, cautela... Y al final, aprendemos del ajedrez el hábito de no ser desanimados por apariencias malas presentes en el estado de nuestros asuntos, el hábito de la esperanza por una oportunidad favorable y la perseveración de los secretos de los recursos.

Frases célebres por autores