s

Dios no es un ser indiferente o lejano, por lo que no estamos abandonados a nosotros mismos.

Dios no es un ser indiferente o lejano, por lo que no estamos abandonados a nosotros mismos.
― Autor: Juan Pablo II

imagen de Dios no es un ser indiferente o lejano, por lo que no estamos abandonados a nosotros mismos.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Juan Pablo II
Cuando al hombre se le pone como medida de todas las cosas, se le convierte en esclavo de su propia finitud.

Cuando al hombre se le pone como medida de todas las cosas, se le convierte en esclavo de su propia finitud.

Los medios de comunicación han acostumbrado a ciertos sectores sociales a escuchar lo que «halaga los oídos».

Los medios de comunicación han acostumbrado a ciertos sectores sociales a escuchar lo que «halaga los oídos».

El hombre es esencialmente un ser social; con mayor razón, se puede decir que es un ser familiar.

El hombre es esencialmente un ser social; con mayor razón, se puede decir que es un ser familiar.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas.

La historia es la novela de los hechos, y la novela es la historia de los sentimientos.

La única cosa que sé es saber que nada sé; y esto cabalmente me distingue de los demás filósofos, que creen saberlo todo.

La condición por excelencia de la felicidad es no pensar en ella

Frases célebres por autores