s

A quien nos justifica nuestra desconfianza llamamos enemigo, ladrón de una esperanza.

A quien nos justifica nuestra desconfianza llamamos enemigo, ladrón de una esperanza.
― Autor: Antonio Machado

imagen de A quien nos justifica nuestra desconfianza llamamos enemigo, ladrón de una esperanza.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Antonio Machado
¿mi Amor?¿Mi amor?...¿Recuerdas, dime,aquellos juncos tiernoslánguidos y amarillosque hay en el cauce seco?...¿Recuerdas la amapolaque calcinó el verano,la amapola marchita,negro crespón del campo?...¿Te acuerdas del sol yertoy humilde en la mañana,que brilla y tiembla rotosobre una fuente helada?...

¿mi Amor?¿Mi amor?...¿Recuerdas, dime,aquellos juncos tiernoslánguidos y amarillosque hay en el cauce seco?...¿Recuerdas la amapolaque calcinó el verano,la amapola marchita,negro crespón del campo?...¿Te acuerdas del sol yertoy humilde en la mañana,que brilla y tiembla rotosobre una fuente helada?...

un locoEs una tarde mustia y desabridade un otoño sin frutos, en la tierraestéril y raídadonde la sombra de un centauro yerra.Por un camino en la árida llanura,entre álamos marchitos,a solas con su sombra y su locurava el loco, hablando a gritos.Lejos se ven sombríos estepares,colinas con malezas y cambrones,y ruinas de viejos encinares,coronando los agrios serrijones.El loco vociferaa solas con su sombra y su quimera.Es horrible y grotesta su figura;flaco, sucio, maltrecho y mal rapado,ojos de calenturailuminan su rostro demacrado.Huye de la ciudad... Pobres maldades,misérrimas virtudes y quehaceresde chulos aburridos, y ruindadesde ociosos mercaderes.Por los campos de Dios el loco avanza.Tras la tierra esquelética y sequiza?rojo de herrumbre y pardo de ceniza?hay un sueño de lirio en lontananza.Huye de la ciudad. ¡El tedio urbano!?¡carne triste y espíritu villano!?.No fue por una trágica amarguraesta alma errante desgajada y rota;purga un pecado ajeno: la cordura,la terrible cordura del idiota.

un locoEs una tarde mustia y desabridade un otoño sin frutos, en la tierraestéril y raídadonde la sombra de un centauro yerra.Por un camino en la árida llanura,entre álamos marchitos,a solas con su sombra y su locurava el loco, hablando a gritos.Lejos se ven sombríos estepares,colinas con malezas y cambrones,y ruinas de viejos encinares,coronando los agrios serrijones.El loco vociferaa solas con su sombra y su quimera.Es horrible y grotesta su figura;flaco, sucio, maltrecho y mal rapado,ojos de calenturailuminan su rostro demacrado.Huye de la ciudad... Pobres maldades,misérrimas virtudes y quehaceresde chulos aburridos, y ruindadesde ociosos mercaderes.Por los campos de Dios el loco avanza.Tras la tierra esquelética y sequiza?rojo de herrumbre y pardo de ceniza?hay un sueño de lirio en lontananza.Huye de la ciudad. ¡El tedio urbano!?¡carne triste y espíritu villano!?.No fue por una trágica amarguraesta alma errante desgajada y rota;purga un pecado ajeno: la cordura,la terrible cordura del idiota.

Después de la verdad nada hay tan bello como la ficción.

Después de la verdad nada hay tan bello como la ficción.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

La función principal de los sueños es intentar restablecer nuestro equilibrio psicológico.

No pierdas tan bellas ocasiones de callar, como a diario te ofrecerá la vida.

Aprender es como remar contra corriente: en cuanto se deja, se retrocede.

El espíritu gobierna el universo.

Frases célebres por autores