s

Todo poder cae a impulsos del mal que ha hecho. Cada falta que ha cometido se convierte, tarde o temprano, en un ariete que contribuye a derribarlo.

Todo poder cae a impulsos del mal que ha hecho. Cada falta que ha cometido se convierte, tarde o temprano, en un ariete que contribuye a derribarlo.
― Autor: Concepción Arenal

imagen de Todo poder cae a impulsos del mal que ha hecho. Cada falta que ha cometido se convierte, tarde o temprano, en un ariete que contribuye a derribarlo.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de Concepción Arenal
El error es un arma que acaba siempre por dispararse contra el que la emplea.

El error es un arma que acaba siempre por dispararse contra el que la emplea.

Cuanto más se dividen los obstáculos son más fáciles de vencer.

Cuanto más se dividen los obstáculos son más fáciles de vencer.

Absurdo sería pedir al cálculo lo que puede dar la abnegación.

Absurdo sería pedir al cálculo lo que puede dar la abnegación.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Para no ser los esclavos martirizados del tiempo, embriagaos, ¡embriagaros sin cesar! con vino, poesía o virtud, a vuestra guisa.

O tomamos el camino del socialismo o se acaba el mundo

Un poco de sinceridad es algo peligroso; demasiada sinceridad, es absolutamente fatal.

El escritor es un hombre sorprendido. El amor es motivo de sorpresa y el humor, un pararrayos vital.

Frases célebres por autores