s

No hay riqueza más peligrosa que una pobreza presuntuosa.

No hay riqueza más peligrosa que una pobreza presuntuosa.
― Autor: San Agustín

imagen de No hay riqueza más peligrosa que una pobreza presuntuosa.

Deja tu comentario

Imágenes relacionados con frases de San Agustín
Nadie puede ser perfectamente libre hasta que todos lo sean.

Nadie puede ser perfectamente libre hasta que todos lo sean.

Quien no ha tenido tribulaciones que soportar, es que no ha comenzado a ser cristiano de verdad.

Quien no ha tenido tribulaciones que soportar, es que no ha comenzado a ser cristiano de verdad.

Dios no manda cosas imposibles, sino que, al mandar lo que manda, te invita a hacer lo que puedas y pedir lo que no puedas y te ayuda para que puedas.

Dios no manda cosas imposibles, sino que, al mandar lo que manda, te invita a hacer lo que puedas y pedir lo que no puedas y te ayuda para que puedas.

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Hay mucho que decir en favor del periodismo moderno. Al darnos las opiniones de los ignorantes, nos mantiene en contacto con la ignorancia de la comunidad.

Uno de los grandes secretos del trato con los hombres consiste, para los inteligentes, en fingir menos inteligencia de la que tiene, y para los tontos, en fingir más.

El hombre sensato obtiene más de sus enemigos que el necio de sus amigos.

Cada uno habla de la feria según como le va en ella.

Frases célebres por autores