s

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Robert Lee Frost

Robert Lee Frost nació el 28 de marzo de 1874 en San Francisco, Estados Unidos. Estudió en el Darthmouth College, pero en 1890 se mudó con su familia a Lawrence en Massachusetts. Durante esta época estuvo trabajando en diversos trabajos como fue hilandero, granjero, zapatero o editor de un pequeño periódico y escritor. Durante el año 1912 comenzó un viaje por Inglaterra donde conoció a poetas muy importantes de la época, y fue en este país donde publicó sus primeros poemas. En 1915 volvió a Estados Unidos, con un gran éxito cosechado. En 1916 publicó «Intervalos en la montaña» y durante los años siguientes le siguió el éxito de «El arroyo que fluye al oeste» en 1928, «Una cordillera de más allá» en 1936. Durante esta época de éxito se casó y tuvo descendencia, a la par de ser un poeta reconocido. Pero en 1938 muere su mujer y dos años después su hijo Carol se suicida, estos dos hechos fueron un gran impacto en su vida y comenzó a beber, llegando al punto de ser casi alcohólico. En 1941 se mudó a Cambridge junto a su secretaria Katheleen Morrison. En 1945 publica «Máscara de la razón». Diez años más tarde hace un viaje por Brasil y por Europa donde conoce a otras celebridades y, además, estos viajes benefician a su poesía. En 1962 publica «El calvero». Murió en Boston el 21 de enero de 1963.
imagen de Robert Lee Frost

Deja tu comentario

Frases Célebres con imágenes de Robert Lee Frost

Un poema comienza en deleite y termina en sabiduría.

Hay que amar lo que es digno de ser amado y odiar lo que es odioso, mas hace falta buen criterio para distinguir entre lo uno y lo otro.

Escribir en verso libre es como jugar al tenis con la red abajo.

El cerebro es un órgano maravilloso. Comienza a trabajar nada más levantarnos y no deja de funcionar hasta entrar en la oficina.

« Ant 1 Sigt »

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Estaría dispuesto a ejercer cualquier oficio si con él pudiera obtener grandes riquezas por medios honrados; si por el contrario, para enriquecerse debiera emplear medios deshonestos, preferiría seguir en la pobreza dedicándome a mis actividades favoritas.

El escritor sólo puede interesar a la humanidad cuando en sus obras se interesa por la humanidad.

Dios ha creado las noches que se arman de sueños y las formas del espejo para que el hombre sienta que es reflejo y vanidad.

Duda que sean fuego las estrellas, duda que el sol se mueva, duda que la verdad sea mentira, pero no dudes jamás de que te amo.

No te hagas demasiado amigo de nadie: tendrás menos alegrías, pero también menos pesares

La tarea del educador moderno no es podar las selvas, sino regar los desiertos.

No obres como si fueras a vivir mil años; obra como si el fin estuviera muy cerca.

PaseoSin ternuras, que entre nosotrossin ternuras nos entendemos.Sin hablarnos, que las palabrasnos desaroman el secreto.¡Tantas cosas nos hemos dichocuando no era posible vernos!¡Tantas cosas vulgares, tantascosas prosaicas, tantos ecosdesvanecidos en los años,en la oscura entraña del tiempo!Son esas fábulas lejanasen las que ahora no creemos.Es octubre. Anochece. Un bancosolitario. Desde él te veoeternamente joven, mientrasnosotros nos vamos muriendo.Mil novecientos treinta y ocho.La Magdalena. Soles. Sueños.Mil novecientos treinta y nueve,¡comenzar a vivir de nuevo!Y luego ya toda la vida.Y los años que no veremos.Y esta gente que va a sus casas,a sus trabajos, a sus sueños.Y amigos nuestros muy queridos,que no entrarán en el invierno.Y todo ahogándonos, borrándonos.Y todo hiriéndonos, rompiéndonos.Así te he visto: sin ternuras,que sin ellas nos entendemos.Pensando en ti como no eres,como tan solo yo te veo.Intermedio prosaico parasoñar una tarde de invierno.

Frases célebres por autores