s

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Robert de Lamennais

Hugues-Félicité Robert de Lamennais, conocido como Robert de Lamennais nació el 19 de junio de 1782 en Saint-Malo. En 1787, cuando tenía cinco años, muere su madre, su padre no se ocupó de él, siendo su tío Juan, fundador de los Hermanos de la Instrucción Cristiana, y su tío Robert de Lamennais quienes se ocupan principalmente de su educación. Aunque principalmente fue autodidacta, pasando mucho tiempo en la biblioteca de su tío Robert, donde estudió tanto los escritos antiguos, como otros de su época. En 1816 se ordena sacerdote, sin tener una gran vocación. Su primera obra en el ámbito de la literatura fue traducir «Imitación de Cristo» de Tomás de Kempis. En 1817 comienza a escribir y termina publicando poco después «Ensayo sobre la indiferencia». Robert de Lemannis es el fundador de la Congregación de San Pedro, que tiene como fin crear en Francia un clero con gran nivel cultural. Durante estos años, es cuando se declara partidario de la separación de Iglesia y Estado. Siendo también seguidor de ideas revolucionarias que sus partidarios compartirían en diversos países como Irlanda o Bélgica. En 1831, a causa de la represión del gobierno ruso a una revuelta polaca que tenía el beneplácito de Gregorio XVI, hace que el propio Lemannies trate el tema de manera tajante y dura durante un viaje que hizo a roma al año siguiente. En 1834 publica «Palabras de un creyente» donde habla mal del papa y del uso de la fuerza armada para acallar al pueblo. Es por esta razón que lo declaran apóstata y rompe su relación con la iglesia. Durante los años siguientes conocerá las ideas del socialismo político, lo que hará que se sienta atraído con esta forma política. En 1837 publica «Libro del pueblo». En 1841 fue condenado a la cárcel por un año por atacar al gobierno del rey. Desde ese año hasta 1846 se dedica a escribir «Esbozo de filosofía» donde comienza a matizar lo que podría ser un cristianismo sin la iglesia detrás. En 1848 fue diputado de la Asamblea Constituyente, pero a causa del golpe de estado que se produjo el 2 de diciembre de ese año se fue a vivir a Bretaña. Nunca llegó a tener una buena relación con la iglesia, por lo que quiso ser enterrado sin matices religiosos. Murió el 27 de febrero de 1854 en Paris, siendo enterrado en una fosa común.
imagen de Robert de Lamennais

Deja tu comentario

Frases Célebres con imágenes de Robert de Lamennais

Sólo disponéis de un día para vivir en la Tierra. Haced todo lo posible para pasarlo en paz

No caminéis con la cabeza baja; es necesario levantar los ojos para ver el camino

El tiempo puede tener un parto difícil, mas no aborta jamás

El pasado es una especie de lámpara puesta a la entrada del porvenir para disipar una parte de las tinieblas que lo envuelven.

El hombre es impotente frente al hombre: esta es su más dolorosa miseria

« Ant 1 Sigt »

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Nunca voy a ver películas donde el pecho del héroe es mayor que el de la heroína.

Para los hombres, aceptar es dar; para las mujeres, dar es recibir.

Es más necesario estudiar a los hombres que a los libros.

Los caminos del sabio son elevados e inasequibles. Sus actos pueden ser admirados, pero no imitados.

Los buenos escritores son aquellos que conservan la eficiencia del lenguaje. Es decir, lo mantienen preciso, lo mantienen claro.

La frase es el alcaloide del pensamiento; con una frase se hiere y hasta se mata. Durante largo tiempo se recuerda y se repite

Amo la luz, y el río, y el silencio, y la estrella.

No envidio a los que saben más que yo, pero me compadezco de quienes saben menos

Frases célebres por autores