s

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Pierre Teilhard de Chardin

Pierre Teilhard de Chardin nació el 1 de mayo en 1881 en Sarcenat, Francia. Su padre fue un gran activista y naturalista aficionado, mientras que su madre era una mujer profundamente religiosa, ambos aspectos de sus padres le influenciaron profundamente. En el colegio jesuita de Mongré estudia ciencia y letras. Con 18 años, en 1899, comienza su noviciado en Aix-en-Provence. En 1908 se traslada a Gran Bretaña, a Piltdown, donde en el colegio jesuita de Hastings estudia teología y se ordena sacerdote. Fue durante esos años cuando conoce a Charles Dawson, quien le introduce en el mundo de la paleontología. En 1912 se une su nombre al fraude del Hombre de Piltdown, a causa de esa amistad, pero también comienza a trabajar en el Museo Nacional de Historia Natural de Francia. Durante los años restantes se codea con importantes paleontólogos y comienza a ir a excavaciones. Durante la Primera Guerra Mundial, desde 1914 hasta 1919 es camillero, recibiendo la Medalla al Mérito Militar y la Legión de honor. Durante estos años publica varios trabajos «La vida cósmica» y «El potencial espiritual de la materia». Desde 1922 a 1926 estudia en la Sorbona tres licenciaturas de ciencias naturales: Botánica, Geología y Zoología, y consigue un doctorado en Mamíferos del Eoceno inferior francés y sus yacimientos. En 1923 acude a China, gracias al Museo de París. Tras su vuelta comienza a dar clases en un colegio católico, pero a causa de un artículo sobre el pecado original, tiene problemas con el Vaticano y deja la enseñanza. Al poco tiempo vuelve a China, y ayuda en el descubrimiento del hombre de Pekín. Durante los siguientes años se dedica a viajar, aunque pasa unos años en Nueva York, siempre estudiando cuestiones de paleontología. En 1951 pasa a formar parte de la Academia de las Ciencias de Francia. Estando en Nueva York muere el 10 de abril de 1955.
imagen de Pierre Teilhard de Chardin

Deja tu comentario

Frases Célebres con imágenes de Pierre Teilhard de Chardin

Nosotros mismos somos nuestro peor enemigo. Nada puede destruir a la Humanidad, excepto la Humanidad misma.

Llegará el día en que después de aprovechar el espacio, los vientos, las mareas y la gravedad; aprovecharemos para Dios las energías del amor. Y ese día por segunda vez en la historia del mundo, habremos descubierto el fuego.

En la escala de lo cósmico sólo lo fantástico tiene posibilidades de ser verdadero.

El perro sabe, pero no sabe que sabe.

El pasado me ha revelado la estructura del futuro.

Amor significa colocar la propia felicidad en la felicidad de los otros

« Ant 1 Sigt »

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Es un tipo de esnobismo espiritual lo que hace a la gente pensar que pueden ser felices sin dinero.

No puede ser hermoso lo que es grave

El que se enamora no lo nota, pero al poco tiempo se vuelve idiota.

Dad consejo a tiempo y daréis pocos

Perdonar es no tener demasiado en cuenta las limitaciones y defectos del otro, no tomarlas demasiado en serio, sino quitarles importancia, con buen humor, diciendo: ¡sé que tú no eres así!

El triunfo y la felicidad se logran mejor cuando un artista hace lo que le dicta su corazón; si no se siente lo que se actúa, tampoco lo va a sentir el público. En otras palabras, hay que ser auténticos hasta donde sea posible.

Todo es presencia, todos los siglos son este presente.

En casa del bueno, el ruin tras el fuego.

Frases célebres por autores