s

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Pedro Calderón De La Barca

Pedro Calderón de la Barca y Barreda González de Henao Ruiz de Blasco y Riaño nació en Madrid. Empezó a ir al colegio en 1605 en Valladolid, porque allí estaba la Corte, pero como destacó en los estudios, el padre, un hidalgo de origen cántabro, que fue secretario del Tesoro, de carácter autoritario, decidió destinarlo a ocupar una capellanía que estaba reservada por la abuela para alguien de la familia que fuese sacerdote. Con ese propósito pasó al Colegio Imperial de los jesuitas de Madrid en 1608, situado donde ahora se encuentra el Instituto San Isidro, y allí permaneció hasta 1613 estudiando gramática, latín, griego, y teología. Cuando llevaba dos años estudiando en Madrid, falleció su madre, que era de origen flamenco, en 1610, y su padre casó en segundas nupcias; este hecho le unió especialmente a sus hermanos José y Diego frente a su padre. Continuó en la universidad de Alcalá, donde estudió lógica y retórica, y en 1615, al fallecer su padre, pasó a la de Salamanca, donde se graduó de bachiller en derecho canónico y civil, sin llegar a ordenarse como hubiera sido deseo del padre pero en cambio, estudió Derecho en Salamanca. En 1621 participó en el certamen poético habido con motivo de la beatificación de San Isidro y posteriormente en el de su canonización, en 1622, y ganó un tercer premio.Decidió abandonar los estudios religiosos por la carrera militar y llevó una vida algo desordenada, con pendencias y juego; también tuvo problemas en el ámbito familiar, pues el testamento paterno obligó al dramaturgo y a sus hermanos a pleitear con su madrastra y a vender el cargo de su padre para pagar gastos. Acaso por esto tuvo que entrar al servicio del duque de Frías, con el que viajó por Flandes y el norte de Italia entre 1623 y 1625. Es posible que las difíciles relaciones con su padre influyeran en su teatro, donde es frecuente encontrar conflictos edípicos entre padres e hijos. El caso es que entre 1623 y 1625 participó en varias campañas bélicas, estuvo enredado en un homicidio y en 1625 marchó como soldado al servicio del Condestable de Castilla. Durante las próximas dos décadas, Calderón escribió más de 70 obras de teatro, la mayoría de las cuales fueron dramas seculares escritas para los teatros comerciales.Se distinguió como soldado al servicio del Duque del Infantado durante el sitio de Fuenterrabía (1638), y en la guerra de secesión de Cataluña (1640). De su vocación militar guardó siempre buen recuerdo, como plasmó en unos famosos versos.Desde el momento en Lope de Vega murió en 1635, Calderón fue reconocido como el dramaturgo español más importante de la época. Calderón también había ganado considerable favor en la corte, y en 1636-1637 fue nombrado Caballero de la Orden de Santiago por Felipe IV, que ya le había encargado a él una serie de obras espectaculares para la nueva construcción del teatro real del palacio del Buen Retiro.El 28 de mayo 1640, se unió a una compañía de coraceros montado recientemente organizada por Gaspar de Guzmán, Conde-Duque de Olivares, participó en la campaña de Cataluña, y se distinguió por su valentía en Tarragona. Debido a su frágil salud, se retiró del ejército en noviembre de 1642, y tres años más tarde recibió una pensión militar especial en reconocimiento a sus servicios en el campo.Su biografía de los próximos años es oscura. Su hermano, Diego Calderón, murió en 1647. Un hijo, Pedro José, nació de Calderón y una mujer desconocida entre 1647 y 1649, la madre murió poco después. Calderón entregó a su hijo al cuidado de su sobrino, José, hijo de su hermano Diego. Tal vez por motivos relacionados con estos problemas personales, Calderón se convirtió en terciario de la orden de San Francisco en 1650, y finalmente se unió al sacerdocio. Fue ordenado sacerdote en 1651, y fue sacerdote en San Salvador en Madrid. De acuerdo con una declaración que hizo uno o dos años después, decidió dejar de escribir obras de teatro seculares para los teatros comerciales.En 1662, dos de los autos de Calderón, “Las Órdenes Militares” y la “Mística Real de Babilonia”, fueron objeto de una investigación por parte de la Inquisición, el primero fue censurado, su manuscrito y las copias fueron confiscados, y permaneció condenado hasta 1671.Calderón fue nombrado capellán honorario de Felipe IV en 1663, y continuó como capellán de su sucesor. En su año 81 escribió su última obra secular,” Hado y Divisa de Leonido y Marfisa”, en honor del matrimonio de Carlos II con María Luisa de Orleans. A pesar de su posición en la corte y su popularidad en toda España, sus últimos años parecen haber transcurrido en una pobreza relativa.Calderón inició lo que se ha llamado el segundo ciclo de teatro de Siglo de Oro español. Mientras que su predecesor, Lope de Vega, fue pionero en las formas y géneros dramáticos del teatro español del Siglo de Oro, Calderón lo había pulido y perfeccionado. Mientras que la fuerza de Lope estaba en la espontaneidad y la naturalidad de su trabajo, la fuerza de Calderón radica en su capacidad para la belleza poética, la estructura dramática y la profundidad filosófica. Calderón era un perfeccionista que a menudo revisaba y reelaboraba sus obras, incluso mucho después de que haberlas estrenado. Este perfeccionismo no se limita sólo a su propia obra: muchas de sus obras reelaboran obras existentes o escenas de otros dramaturgos, las mejora en su profundidad, complejidad, y unidad. Calderón destacó sobre todos los demás en el género del "auto-sacramental", en el que demostró una capacidad inagotable para dar nueva forma dramática a un conjunto de construcciones teológicas y filosóficas. Calderón escribió 120 "Comedias", 80 "Auto- sacramentales" y 20 obras de comedia corta llamada "Entremeses".Como dijo Goethe, Calderón tiende a escribir sus obras poniendo especial cuidado a su estructura dramática. Por lo tanto, generalmente se reduce el número de escenas de sus obras si se compara con las de Lope de Vega, con el fin de evitar lo innecesario y presentar sólo lo esencial para la obra, además de reducir el número de metros diferentes en sus obras con el fin de conseguir una mayor uniformidad de estilo. A pesar de su poesía y sus obras de teatro, se inclinó hacia el culteranismo, que generalmente reduce el nivel y la oscuridad de ese estilo, evitando las metáforas y las referencias fuera de las que los espectadores sin educación podían entender. Sin embargo, tuvo el gusto por el simbolismo, por ejemplo haciendo de una caída de un caballo una metáfora de la caída en desgracia, la caída representa la deshonra, el uso de los horóscopos o las profecías en el inicio de la obra como una forma de hacer predicciones falsas sobre lo que ocurrirá a continuación, que simboliza la total incertidumbre de futuro. Además, probablemente influido por Cervantes, Calderón se dio cuenta de que toda la obra no era más que ficción, y que la estructura de la obra de teatro barroco era totalmente artificial, por lo que a veces hace uso de técnicas meta-teatrales tales como hacer que sus personajes espeten comentario jocoso de los tópicos que el autor utiliza y se ven obligados a seguir. Algunos de los temas más comunes de sus obras fueron fuertemente influenciados por su educación jesuita. Por ejemplo, como lector de Santo Tomás de Aquino y Francisco Suárez, que le gustaba hacer frente a la razón contra las pasiones, el intelecto contra el instinto, o la voluntad contra el entendimiento. Como muchos escritores del Siglo de Oro español, sus obras suelen mostrar un pesimismo vital, que es sólo suavizado por su racionalismo y su fe en Dios, la angustia que por lo general se encuentra en su obra se ejemplifica mejor en una de sus obras más famosas, “La Vida es Sueño“, en la que Segismundo declara:¿Qué es la vida? Un frenesí.¿Qué es la vida? Una ilusión,una sombra, una ficción,y el mayor bien es pequeño.¡Que toda la vida es sueño,y los sueños, sueños son!De hecho, sus temas tienden a ser complejos y filosóficos, y a expresar complicados estados de la mente de una manera que sólo algunos autores han sido capaces de hacer. Como Gracián, Calderón favoreció sólo los más profundos sentimientos y dilemas humanos.Ya que las obras de Calderón estuvieron representadas por lo general en la corte del rey de España, tuvo acceso a las más modernas técnicas en relación con la escenografía. Colaboró con Cosme Lotti en el desarrollo de escenografías complejas que se han integrado a algunas de sus obras, muy especialmente a su temática religiosa, como los Auto-Sacramentales, convirtiéndose en alegorías muy complejas de conceptos morales, filosóficos y religiosos.La obra teatral de Calderón de la Barca significa la culminación barroca del modelo teatral creado a finales del siglo XVI y comienzos del XVII por Lope de Vega.Según el recuento que él mismo hizo el año de su muerte, su producción dramática consta de ciento diez comedias y ochenta autos sacramentales, loas, entremeses y otras obras menores, como el poema “Psale et Sile” (“Canta y calla”) y piezas más ocasionales. Aunque es menos fecundo que su modelo, el genial Lope de Vega, resulta técnicamente mejor que aquel en el teatro y de hecho lleva a su perfección la fórmula dramática lopesca reduciendo el número de escenas de esta y depurándola de elementos líricos y poco funcionales, lo que la convierte en un pleno espectáculo barroco al que agrega además una especial sensibilidad para la escenografía y la música, elementos que para Lope de Vega tenían una menor importancia.Utiliza frecuentemente piezas anteriores que refunde eliminando escenas inútiles; disminuye el número de personajes y reduce la riqueza polimétrica del teatro lopesco. Igualmente, sistematiza la exuberancia creativa de su modelo y construye la obra en torno a un protagonista exclusivo. En cierto modo, purga el teatro de Lope de sus elementos más líricos y busca siempre los más teatrales.
imagen de Pedro Calderón De La Barca

Deja tu comentario

Frases Célebres con imágenes de Pedro Calderón De La Barca

No hay razón donde hay fuerza.

Es centro del demonio el pecho del pecador.

No hay loco de quien algo no pueda aprender el cuerdo

Que el hacer paces también suelen ser triunfos de guerra

Fingimos lo que somos, seamos lo que fingimos.

Es muy puntual el diablo.

¡Oh que aprisa piensa un vehemente deseo que no hay más que lo que piensa!

¡qué presto se consolaron, los vivos de quien murió¡, y más cuando el tal difunto, mucha hacienda les dejó.

No hables mal de las mujeres: la más humilde, te digo que es digna de estimación, porque, al fin, de ellas nacimos.

El que olvidar solicita, no olvida cuando se acuerda de que se acuerda que olvida.

De males a bienes dicen que se pasa fácilmente; pero de males a males, digo yo que es más frecuente.

Hay delitos tales, que atentas las leyes se los dejaron sin pronunciarles sentencia, por no prevenir que habría quien los cometiese.

En las venturas de amor, dice el que más calla.

Vencerse a sí mismo un hombre es tan grande hazaña, que sólo el que es grande puede atreverse a ejecutarla.

Odiad a vuestros enemigos, como si un día debierais amarlos.

Afortunado es el hombre que tiene tiempo para esperar.

« Ant 1 2 3 4 5 Sigt »

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

La abundancia de palabras y la ignorancia predominan en la mayor parte de los hombres; si quieres sobresalir de la mayoría inútil, cultiva tu conocimiento y envuélvete en nubes de silencio

Dios es sofisticado, pero no malévolo.

No recordamos los días: recordamos los instantes

La sabiduría compensa cualquier riqueza.

Los tímidos tienen miedo antes del peligro; los cobardes, durante el mismo; los valientes, después.

Soledad: Un instante de plenitud.

Cuando mejor es uno, tanto más difícilmente llega a sospechar de la maldad de los otros.

En política hay que sanar los males, jamás vengarlos

Frases célebres por autores