s

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Milton Friedman

Milton Friedman nació el 31 de julio de 1912 en Nueva York, su familia era de origen austrohúngaro. Tras cursar sus estudios básicos comenzó a estudiar en la Universidad de Rutgers, donde especializó en economía y matemáticas. Pero al poco tiempo se incorporó a la Universidad de Chicago, donde quedó fascinado por el ambiente que había en el departamento de economía. En 1935 comenzó a trabajar para la Asociación Económica del Comité de Recursos Naturales, pero sólo estuvo dos años, ya que cambió de trabajo para comenzar su labor en la Oficina Nacional de Investigación Económica. Con la entrada de Estados Unidos a la Segunda Guerra Mundial en 1941 lo trasladaron al departamento del Tesoro, y en 1943 lo nombraron director de la Asociación Estadística de la Universidad de Columbia. En 1945 comenzó su carrera como docente en la Universidad de Minnesota, pero al año siguiente se traslado como profesor de Teoría Económica en la Universidad de Chicago. Una vez ubicado en el mundo de la economía y con la llegada de los años cincuenta, se dedica a viajar por Europa como asesor del Plan Marshall. En 1953 consiguió la beca Fullbright en la Universidad de Cambridge. Pero pronto vuelve como profesor a la Universidad de Chicago, uniéndose al partido de Nixon, como asesor económico. En 1976 colaboró con la Universidad de Stanford, a través del Instituto Hoover. Pero un año después decidió no continuar con su Cátedra en la Universidad de Chicago. En 1976 le concedieron el Premio Nobel de Economía y en 1988 la Medalla de la Libertad de Estados Unidos. Ese mismo año publica un libro junto a su esposa que titulan «Dos personas con suerte». Durante toda su vida estuvo vinculado al mundo de la economía, pero el 16 de noviembre de 2006, murió en un hospital de San Francisco a causa de un ataque al corazón, en ese momento tenía 94 años.
imagen de Milton Friedman

Deja tu comentario

Frases Célebres con imágenes de Milton Friedman

Hay una chimenea detrás de cada programa de gobierno.

Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas.

Digo gracias a Dios por el gasto gubernamental. Si el gobierno está haciendo cosas malas, es sólo el gasto lo que previene que el daño sea más grande.

Estoy a favor de reducir impuestos bajo cualquier circunstancia y por cualquier excusa, por cualquier razón, en cualquier momento en que sea posible.

El hombre libre no se pregunta ni qué puede hacer su país por él, ni qué puede hacer él por su país.

Uno de los más grandes errores es juzgar a las políticas y programas por sus intenciones, en vez que por sus resultados.

Los gobiernos nunca aprenden, sólo la gente aprende.

« Ant 1 Sigt »

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Dios es un comediante que actúa para una audiencia demasiado asustada para reír.

Hacer de tripas corazón.

El juez perverso, condena a la paloma y libra al cuervo.

La enfermedad, la vejez, la muerte: tres grandes humillaciones para el hombre

Que haya muerto no es prueba suficiente de que haya vivido

La belleza es verdad; la verdad, belleza. Esto es todo lo que sabes sobre la tierra, y todo lo que necesitas saber.

Mucho se ha escrito sobre el amor, basta sentirlo para saber que no se ha escrito nada.

Para juzgar cosas grandes y nobles, es necesario poseer un alma igual de grande y noble.

Frases célebres por autores