s

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Séneca Lucio Anneo

Lucio Anneo Séneca (a menudo conocido simplemente como Séneca o Séneca el Joven) fue un filósofo, político, orador y escritor romano, conocido por sus obras de carácter moralista.Pertenece a la Época de Plata de la literatura latina. Fue tutor y consejero del emperador Nerón. Más tarde fue obligado a suicidarse porque se le acusó de estar implicado en la famosa conjura de Pisón contra Nerón. Aunque no existieran pruebas firmes en su contra. Su padre era Séneca el Viejo y su hermano mayor era Galión.Su familia era de Córdoba, en Hispania (Península Ibérica), y se cree que podría haber nacido allí, aunque no hay pruebas documentales de ello. No hay forma de saber cuando llegó la familia a España. Se sabe que nació en el año 4 AC y murió en el 65 BC. Fue el segundo hijo de Helvia y Lucio Anneo Séneca, el rico retórico conocido como Séneca el Viejo. Su hermano mayor, Galión, se convirtió en procónsul en la provincia romana de Acaya. El hijo de su hermano menor Anneo Mela era Marco Anneo Lucano.En Roma se formó en la retórica y en la filosofía estoica. Los propios escritos de Séneca describen su mala salud. En cierto momento fue criado por su tía, que vivía en Egipto, se supone que debió visitar y tal vez vivió un periodo en el Egipto helenístico.Séneca y su tía regresaron a Roma en el 31; ella lo ayudó en su campaña para la primera magistratura.Calígula comenzó su primer año como emperador en el 38; hubo un conflicto grave entre él y Séneca.Se dice que el emperador no lo mató sólo porque pensaba que la vida natural de Séneca estaba cerca de su fin.En el 41, Claudio sucede a Calígula, y luego, a instancias de su tercera esposa, Valeria Mesalina, Séneca es desterrado a Córcega acusado de adulterio con, Livila Julia, la hermana de Calígula. Séneca pasó su exilio entre el estudio filosófico y naturalEn el 49, Claudio Agripina había llamado a Roma a su hijo Nerón, que entonces tenía 12 años de edad.Con la muerte de Claudio en el 54, ella aseguró el reconocimiento de Nerón, en lugar de Británico, hijo de Claudio, como emperador.De 54 a 62, Séneca se desempeñó como asesor de Nerón, junto con el prefecto del pretorio Sexto Afranio Burro. La influencia de Séneca se decía que era especialmente fuerte en el primer año. Sin embargo, con el tiempo, Séneca y Burro perdieron su influencia sobre Nerón. En el 59 se había acordado a regañadientes el asesinato de Agripina; después Séneca escribió una deshonesta exculpación de Nerón en el Senado.Con la muerte de Burro en el 62 y entre acusaciones de malversación de fondos, Séneca se retiró y se dedicó otra vez a estudiar y escribir.En el 65, Séneca se vio envuelto en un complot para asesinar a Nerón. Aunque es poco probable que él haya conspirado. Nerón le ordenó que se suicidara. Siguió la tradición de abrirse varias venas para desangrarse hasta morir; su esposa Pompeya Paulina intentó compartir su destino. Tácito (en el libro XV, en los capítulos 60 a 64 de sus “Anales”, da cuenta del suicidio una generación más tarde (después de los emperadores Julio-Claudia), tal vez, a la luz de simpatías republicanas de Tácito, un tanto romántica. Según él, Nerón ordenó a la esposa de Séneca y a Séneca que se salvaran. Las heridas de la esposa fueron sanadas y no ya no hizo el menor intento de quitarse la vida. En cuanto a Séneca, por su edad y su dieta no pudo evitarse la pérdida lenta de la sangre y el dolor prolongado. Después de dictar sus últimas palabras a un escribano, y con un círculo de amigos que le atendía en su casa, Séneca se sumergió en un baño caliente, con lo que se esperaba que aumentara la velocidad del flujo sanguíneo y aliviara su dolor. Tácito, sin embargo, en sus Anales de la Roma imperial, dice que Séneca fue sofocada por el vapor de agua que se levantaba del baño. "Fue llevado luego a un baño con vapor por el que fue sofocado.Después fue incinerado sin llevar a cabo los ritos funerarios de costumbre. Entre las obras atribuidas a Séneca se incluye una docena de ensayos filosóficos, ciento veinticuatro cartas que tratan con cuestiones morales, nueve tragedias, una sátira, y un ensayo meteorológico. Una de las tragedias que se le atribuyen, “Octavia”, se ha argumentado que fue escrita por otro. Su autoría de “Hércules en el Eta” también ha sido cuestionada.Séneca emplea generalmente un estilo retórico señalado. Sus escritos exponen los temas tradicionales de la filosofía estoica: el universo es gobernado por una racional providencia; la satisfacción se logra a través de una simple, imperturbable vida de acuerdo con la naturaleza y el deber del Estado; el sufrimiento humano debe ser aceptado y tiene un efecto beneficioso en el alma, el estudio y el aprendizaje son importantes. Hizo hincapié en medidas prácticas de las que el lector pueda hacer frente a problemas de la vida. En particular, consideró que era importante para hacer frente a la propia mortalidad. La discusión de cómo abordar la muerte domina muchas de sus cartas.Muchos estudiosos han pensado, siguiendo las ideas del erudito alemán Leo del siglo XIX, que las tragedias de Séneca fueron escritas solamente para ser recitadas. Otros estudiosos creen que fueron escritas para el teatro y que es posible que el teatro real había tenido lugar en la vida de Séneca. En última instancia, este problema no puede resolverse sobre la base de nuestros conocimientos actuales.Las tragedias de Séneca se han organizado con éxito en los tiempos modernos. La datación de las tragedias es muy problemática debido a la ausencia de referencias antiguas. Una cronología relativa se ha sugerido por razones métricas, pero los estudiosos están divididos. Es inconcebible que fueran escritos en el mismo año. No se basan en las tragedias griegas, que tienen la forma de cinco actos y difieren en muchos aspectos del drama ático existente, y al mismo tiempo la influencia de Eurípides sobre algunas de estas obras es considerable, al igual que la influencia de Virgilio y Ovidio.Las obras de Séneca fueron muy leídas en universidades europeas medievales y renacentistas y han sido una fuerte influencia en los dramas trágicos de ese momento, como la Inglaterra isabelina (Shakespeare y otros dramaturgos), Francia (Corneille y Racine), y los Países Bajos (Joost van den Vondel). Se le considera como el origen y fuente de inspiración para lo que se conoce como "la tragedia de venganza", comenzando con Thomas Kyd "La tragedia española" y hasta bien entrado el período jacobino.ObrasLas obras que nos quedan de Séneca se pueden dividir en cuatro apartados: los diálogos morales, las cartas, las tragedias y los epigramas. La filosofía de Séneca se diluye en estas obras. No escribió una obra sistemática de filosofía; su pensamiento filosófico, sus ideas estoicas, se expresan a lo largo de toda su obra y llenan el comentario de todas las situaciones.Los diálogos son once obras morales conservadas en un manuscrito de la Biblioteca Ambrosiana. Si se exceptúa el conocido con el nombre de “Sobre la Ira”, son relativamente cortos. El largo “Diálogo Sobre la Ira”, está dedicado a su hermano Novato, que le había pedido que le escribiera sobre el modo de mitigar la ira.En el exilio escribió el “Tratado Sobre La Providencia”, dedicado a Lucilio hijo. De su exilio es también el diálogo más delicioso y el más lleno de detalles personales, que escribió a su madre: “De la consolación a Helvia”. Junto al “Tratado Sobre la providencia hay que colocar el “De la constancia del Sabio”, escrito probablemente después del año 47. Vuelto a las tareas de gobierno redacta el “Diálogo Sobre La Brevedad De La Vida”, escrito con toda probabilidad en el año 55. A su suegro Paulino le dedicó el diálogo “La vida Bienaventurada”, una curiosa defensa de su forma de vida de filósofo estoico.Durante el período de retiro de la vida política escribió un libro de “Cuestiones Naturales”, dedicado a Lucilio, que trata de fenómenos naturales, y donde la ética se mezcla con la física.Escrita en prosa y verso, pero aislada de sus demás obras, como caso único está la “Apocolocyntosis”, una sátira feroz de la deificación de Claudio, con crítica política y malicia personal.De toda la obra poética de Séneca sus diez tragedias son el fruto de una actividad creativa, independiente, que ejerció a lo largo de su vida, pero especialmente en el periodo intermedio de la educación de Nerón. Diez tragedias han llegado hasta nosotros; aunque una es dudosa en la atribución, “Hércules Oetano”, y otra, “Octavia”, ciertamente es apócrifa.Algunas Frases Célebres de Séneca el Joven:La ira: un ácido que puede hacer más daño al recipiente en la que se almacena que en cualquier cosa sobre la que se vierte.El lenguaje de la verdad debe ser, sin duda alguna, simple y sin artificios.La mayor rémora de la vida es la espera del mañana y la pérdida del día de hoy.En tres tiempos se divide la vida: en presente, pasado y futuro. De éstos, el presente es brevísimo; el futuro, dudoso; el pasado, cierto.La amistad siempre es provechosa; el amor a veces hiere.Importa mucho más lo que tú piensas de ti mismo que lo que los otros opinen de ti.No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas.¿Preguntas qué es la libertad? No ser esclavo de nada, de ninguna necesidad, de ningún accidente y conservar la fortuna al alcance de la mano.Un hombre sin pasiones está tan cerca de la estupidez que sólo le falta abrir la boca para caer en ella.En la adversidad conviene muchas veces tomar un camino atrevido.Largo es el camino de la enseñanza por medio de teorías; breve y eficaz por medio de ejemplos.
imagen de Séneca Lucio Anneo

Deja tu comentario

Frases Célebres con imágenes de Séneca Lucio Anneo

No hay nadie menos afortunado que el hombre a quien la adversidad olvida, pues no tiene oportunidad de ponerse a prueba.

No hay viento favorable para el que no sabe donde va.

Sólo en la fortuna adversa se hallan las grandes lecciones del heroísmo.

El que no quiera vivir sino entre justos, viva en el desierto.

Muchas cosas no nos atrevemos a emprenderlas, no porque sean difíciles en sí, sino que son difíciles porque no nos atrevemos a emprenderlas.

Igual virtud es moderarse en el gozo que moderarse en el dolor.

No es pobre el que tiene poco, sino el que mucho desea.

Estar en ocio muy prolongado, no es reposo, es pereza.

A los que corren en un laberinto, su misma velocidad los confunde.

Enseñando aprendemos.

El pobre carece de muchas cosas, pero el avaro carece de todo.

Viven más contentos aquellos en quienes jamás puso los ojos la fortuna, que los otros de quienes los apartó.

Teméis todas las cosas como mortales y todas las deseáis como inmortales.

El colmo de la infelicidad es temer algo, cuando ya nada se espera.

Nuestra naturaleza está en la acción. El reposo presagia la muerte.

Es, a menudo, más conveniente disimular que vengarse.

« Ant 1 2 3 4 5 6 7 8 9 Sigt »

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Yo nunca pienso en el futuro. Viene bastante rápido.

Viento de otoño; no hay para mí dioses, no hay budas.

Un tonto sabio es más tonto que un tonto ignorante.

El cambio es la única cosa inmutable

Si al franquear una montaña en la dirección de una estrella, el viajero se deja absorber demasiado por los problemas de la escalada, se arriesga a olvidar cual es la estrella que lo guía.

Ya se unió la Historia al paso triunfal de los guerreros y yo invento palabras con que cantar, nuevas formas de amar, vuelvo a ser, soy otra vez, por fin otra vez, soy.

Nuestro corazón tiene la edad de aquello que ama.

Yo, como don Quijote, me invento pasiones para ejercitarme.

Frases célebres por autores