s

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Julio Cortázar

Julio Florencio Cortázar Descotte, más conocido popularmente como Julio Cortázar nació el 26 de agosto de 1914 en Ixelles una ciudad situada al sur de Bruselas. De familia argentino, su padre trabajaba en la embajada Argentina en Bélgica, aunque el país estaba ocupado por Alemania en aquel momento. Con la Primera Guerra Mundial, la familia se trasladó a Suiza, de donde se mudaron a España, a Barcelona, donde vivieron durante un par de años. En 1918 la familia pudo volver a Argentina, así que pasó su infancia en Banfield, donde él mismo contó posteriormente que no fue un niño feliz, pues pasó mucho tiempo enfermo, fue en ese momento cuando comenzó su pasión por la lectura. En 1932 estudia para ser maestro y en 1935 se traslada a la Escuela Normal de Profesores Mariano Acosta, donde escribe «Escuela de Noche». Posteriormente, estudió en la Universidad de Buenos Aires la carrera de Filosofía, donde sólo cursó un año, pues se dedicó a trabajar como profesor. Dio clases en Bolívar, Saladillo y Chivilcoy. En 1944 publica su primer cuento «Bruja». Dos años más parte será un parte de la oposición a Perón. Vuelve a Buenos Aires tras publicar varios libros más, y trabajar en la Cámara Argentina del libro. Colabora en revistas y sigue publicando otros cuentos como «Bestiario» en 1947. Cinco años después se casó con la traductora Aurora Bernández, con la que vivió en Paris en una situación precaria. Durante los años siguientes se interesa mucho por la política sudamericana y no para de publicar libros. En 1967 deja a su mujer y comienza una relación con Ugné Karvelis. Sin embargo, contrajo segundas nupcias con la canadiense Carol Dunlop. En agosto de 1981 su salud empeoró mucho por una hemorragia gástrica de la que por poco muere. Su mujer falleció un año después, lo que lo sumergió en una profunda depresión. Julio Cortázar murió el 2 de noviembre de 1982 a causa de una leucemia.
imagen de Julio Cortázar

Deja tu comentario

Frases Célebres con imágenes de Julio Cortázar

¿hasta cuándo vamos a seguir creyendo que la felicidad no es más que uno de los juegos de la ilusión?.

Ven a dormir conmigo: no haremos el amor, él nos hará.

Una Carta de AmorTodo lo que de vos quisieraes tan poco en el fondoporque en el fondo es todo,como un perro que pasa, una colina,esas cosas de nada, cotidianas,espiga y cabellera y dos terrones,el olor de tu cuerpo,lo que decís de cualquier cosa,conmigo o contra mía,todo eso es tan poco,yo lo quiero de vos porque te quiero.Que mires más allá de mí,que me ames con violenta prescindenciadel mañana, que el gritode tu entrega se estrelleen la cara de un jefe de oficina,y que el placer que juntos inventamossea otro signo de la libertad.

Un mundo donde te movías como un caballo de ajedrez que se moviera como una torre que se moviera como un alfil.

TalaLlévese estos ojos, piedritas de colores,esta nariz de tótem, estos labios que sabentodas la tablas de multiplicary las poesías más selectas.Le doy la cara entera, con la lengua y el pelo,me quito las uñas y dientes y le completo el peso.No sirve esa manera de sentir.Qué ojos ni qué dedos.Ni esa comida recalentada, la memoria,ni la atención, como una cotorrita perniciosa.Tome las inducciones y las perchasdonde cuelgan las palabras lavadas y planchadas.Arree con la casa, fuera de todo,déjeme como un hueco, o una estaca.Tal vez entonces, cuando no me valgala generosidad de Dios, eso boy scout,y esté igual que la alfombra que ha aguantadosu lenta lluvia de zapatos ochenta añosy es urdimbre no más, claro esqueleto dondese borraron los ricos pavorreales de plata,puede ser que sin vos diga tu nombre ciertopuede ocurrir que alcance sin manos tu cintura.

Si la personalidad humana no adquiere toda su fuerza, toda su potencia, entre las cuales lo lúdico y lo erótico son pulsiones fundamentales, ninguna revolución va a cumplir su camino.

Romance de Los Vanos EncuentrosNo preguntes quién pone en este cantoun alma destinada al sufrimientoy un pobre corazón que te ama tanto.IBronces de las ocho y medianos llaman cada mañana-entre tu casa y mi casa-de dos cornisas y un breve saludos de camaradas.¡Estás tan bella, vestidade crujiente espuma blancabaje ese sol de las ochoque te ciñe y que te alaba!Sus amarillas saetasbordan en tu pelo el auraque me recuerda las levesimágenes de las santas.(Pienso que rezarte a tital vez me salvará el alma...)IILas campanas matinalesponen música en la sendapor donde a tu escuela vas,por donde voy a mi escuela.Tontamente, tontamenteme vuelve la vieja ideacada vez que nos cruzamosen nuestras rutas opuestas:pienso en el ayer que atabacon una risa dos sendas,cuando jamás nos cruzábamostú y yo en camino a la escuela.Con una misma campana,con una misma existencia,y por una misma callecon sol de las ocho y media...Para nosotros, entonces,había una sola escuela.IIILa señorita maestrapasa vestida de blanco ;en su oscuro pelo duermela noche aún, perfumado,y en lo hondo de sus pupilasyacen dormidos los astros.Buenos días señoritadel caminar apurado;cuando su voz me sonríeolvido todos los pájaros,cuando sus ojos me cantanse torna el día más claro,y subo la escalinataun poco como volando,y a veces digo lecciones.

PoemaTe amo por ceja, por cabello, te debato en corredoresblanquísimos donde se juegan las fuentes de la luz,te discuto a cada nombre, te arranco con delicadeza de cicatriz,voy poniéndote en el pelo cenizas de relámpagoy cintas que dormían en la lluvia.No quiero que tengas una forma, que seasprecisamente lo que viene detrás de tu mano,porque el agua, considera el agua, y los leonescuando se disuelven en el azúcar de la fábula,y los gestos, esa arquitectura de la nada,encendiendo sus lámparas a mitad del encuentro.Todo mañana es la pizarra donde te invento y te dibujo,pronto a borrarte, así no eres, ni tampococon ese pelo lacio, esa sonrisa.Busco tu suma, el borde de la copa donde el vinoes también la luna y el espejo,busco esa línea que hace temblar a un hombreen una galería de museo.Además te quiero, y hace tiempo y frío.

Para qué volver sobre el echo sabido de que cuanto más se parece un libro a una pipa de opio más satisfecho queda el chino que lo fuma, dispuesto a lo sumo a discutir la calidad del opio pero no sus efectos letárgicos.

NocturnoTengo esta noche las manos negras, el corazón sudadocomo después de luchar hasta el olvido con los ciempiés del humo.Todo ha quedado allá, las botellas, el barco,no sé si me querían, y si esperaban verme.En el diario tirado sobre la cama dice encuentros diplomáticos,una sangría exploratoria lo batió alegremente en cuatro sets.Un bosque altísimo rodea esta casa en el centro de la ciudad,yo sé, siento que un ciego está muriéndose en las cercanías.Mi mujer sube y baja una pequeña escaleracomo un capitán de navío que desconfía de las estrellas.Hay una taza de leche, papeles, las once de la noche.Afuera parece como si multitudes de caballos se acercarana la ventana que tengo a mi espalda.

No me creas demasiado optimista; conozco a mi país, y a muchos otros que lo rodean. Pero hay signos, hay signos.

Nada está perdido si se tiene el valor de proclamar que todo está perdido y hay que empezar de nuevo.

Los libros van siendo el único lugar de la casa donde todavía se puede estar tranquilo.

Happy New YearMira, no pido mucho,solamente tu mano, tenerlacomo un sapito que duerme así contento.Necesito esa puerta que me dabaspara entrar a tu mundo, ese trocitode azúcar verde, de redondo alegre.¿No me prestás tu mano en esta nochede fìn de año de lechuzas roncas?No puedes, por razones técnicas.Entonces la tramo en el aire, urdiendo cada dedo,el durazno sedoso de la palmay el dorso, ese país de azules árboles.Así la tomo y la sostengo,como si de ello dependieramuchísimo del mundo,la sucesión de las cuatro estaciones,el canto de los gallos, el amor de los hombres.

Hablen, Tienen Tres MinutosHablen, tiene tres minutosDe vuelta del paseodonde junté una florecita para tenerteentre mis dedos un momento,y bebí una botellas de Beaujolais,para bajar al pozo donde bailaba un oso luna,en la penumbra dorada de la lámparacuelgo mi piel y sé que estaré solo en la ciudadmás poblada del mundo.Excusarás este balance histérico,entre fuga a la rata y queja de morfina,teniendo en cuenta que hace frío,llueve sobre mi taza de café,y en cada medialunala humedad alisa sus patitas de esponja.Máxime sabiendo que pienso en ti obstinadamente,como una ciega máquina, como la cifra que repiteinterminablemente el gongo de la fiebreel loco que cobija su paloma en la mano,acariciándola hora a horahasta mezclar los dedos y las plumasen una sola miga de ternura.Creo que sospecharás esto que ocurre,como yo te presiento a la distancia en tu ciudad,volviendo del paseo donde quizá juntasesla misma florecita, un poco por botánica,un poco porque aquí,porque es precisoque no estemos tan solos,que nos demos un pétalo,aunque sea un pasito, una pelusa.

Felices los que eligen, los que aceptan ser elegidos

« Ant 1 2 Sigt »

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Una causa bien defendida es una causa justa.

En Hollywood te pueden pagar 1.000 dólares por un beso, pero sólo 50 centavos por tu alma.

El trabajo hecho con gusto y con amor, siempre es una creación original y única.

Temed el amor de la mujer más que el odio del hombre.

También los sueños se sobreviven.

Sólo teme al hombre quien no lo conoce; y quienlo rehuye, pronto lo ignora

La mariposa revolotea como si desesperara en este mundo.

El espíritu gobierna el universo.

Frases célebres por autores