s

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Joseph Joubert

Joseph Joubert nació el 7 de mayo de 1754 en Montignac, Périgord, Francia. En 1755, cuando contaba con 14 años, fue a un colegio de religiosos en Toulouse, donde años más tarde trabajó como profesor, hasta el año 1776. Dos años más tarde viajó a París, donde pudo conocer a D´Alembert y a Diderot, quienes influyeron en su forma de penar. Aunque más tarde se hizo amigo del diplomático y escritor Chateaubriand, con quien tuvo una amistad hasta el final de su vida. Con el comienzo de la revolución, apoyó este cambio político, pero con el tiempo dejó de hacerlo. Durante su vida vivió entre París, donde visitaba a sus amigos y Villeneuve-sur-Yonne donde vivía junto a su mujer. Aunque Joseph Joubert no publicó ningun libro durante su vida, sino que su obra más famosa fue publicada póstumamente, aun así se conservan cartas que nos dejan conocer al autor. Durante la época de Napoleón al poder, fue nombrado Inspector General de la Universidad. Y fue en esta época su salud comenzó a deteriorarse. Murió el 4 de mayo de 1824, pero sería más tarde cuando su viuda le entrega sus escritos a su amigo Chateaubriand, que en 1838 publicó su «colección de pensamientos».
imagen de Joseph Joubert

Deja tu comentario

Frases Célebres con imágenes de Joseph Joubert

Toda nuestra vida la empleamos en ocuparnos de los demás; una mitad para amarlos y la otra mitad para hablar mal de ellos

Solamente el hombre religioso es siempre el mismo. Porque su Dios no cambia.

Para vivir basta un poco de vida, para hacer algo de provecho se necesita mucho más

No debemos lamentar nunca el tiempo que hemos empleado en proceder bien

Los cambios súbitos de fortuna tienen un gran inconveniente: los enriquecidos no han aprendido a ser ricos, ni los arruinados a ser pobres

Libertad moral es la única libertad verdaderamente importante.

Las mejores leyes nacen de las costumbres.

La ternura es el reposo de la pasión.

La superstición es la única religión de que son capaces los espíritus degenerados

La música, en los momentos de peligro, eleva los sentimientos

La justicia es la verdad en acción

La imaginación es el ojo del alma

Gastamos en nuestras pasiones el doble del tejido que se nos ha dado para arropar nuestra felicidad

Es preciso considerar el pasado con respeto y el presente con desconfianza si se pretende asegurar el porvenir.

Es mejor debatir una cuestión sin resolverla, que resolver una cuestión sin debatirla.

Enseñar es aprender dos veces.

« Ant 1 2 Sigt »

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

La grandeza está en la verdad y la verdad es la virtud.

Qué bello nombre es tu nombre, Uruguay. Nombre para la fruta jugosa de la Patria. Alto nombre apretado de fuerza y de pureza como la luz y el aire que posa entre los árboles.¡Qué bello nombre es tu nombre, Uruguay!.

Voy a hacer una fortuna con lo mucho que te quiero, Lo que mas vale en el mundo no se compra con dinero.

Yo y mi sombra, ángulo recto. Yo y mi sombra, libro abierto.

Y en este titubeo de aliento y agonía, cargo lleno de penas lo que apenas soporto. ¿No oyes caer las gotas de mi melancolía?.

El dinero del mezquino anda dos veces el camino.

Si cultivas con excesivo mimo el jardín secreto de tu alma, puede llegar a hacerse demasiado exuberante, a desbordar el espacio que le corresponde y, poco a poco, a invadir otras regiones de tu alma que no estaban llamadas a vivir en secreto. Y así puede ser que tu alma entera acabe convirtiéndose en un jardín cerrado y, pese a su esplendor y su perfume, sucumba a su propia soledad.

No hagas juez de la vida a la opinión popular, sino a tu sola conciencia.

Frases célebres por autores