s

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

José Hierro

José Hierro del Real, conocido como José Hiero nació el 3 de abril de 1922 en Madrid. Cuando tenía dos años sus padres se trasladaron a vivir a Cantabria. Cuando fue adolescente comenzó su carrera de perito industrial, pero en 1936 la interrumpió a causa de la Guerra Civil Española. Su padre era funcionario de telégrafos y fue encarcelado, al igual que José por ayudarlo. Estuvo en la cárcel durante cinco años, hasta 1944. En 1946 se fue a vivir a Valencia, durante esta época fue parte de la tertulia del Café El Gato Negro, junto a otros intelectuales de la época como Vicente Gaos o Ricardo Blasco. En 1948 trabajó para el Diario Alerta de Santander, donde comenzó a hacer crítica pictórica, siguió con este trabajo en Radio Nacional de España y en el Diario Arriba en Madrid. En 1949 se casó con María de los Ángeles Torres. En esa época fundó la revista Proel, con Carlos Salomón. En 1952 se afinca en Madrid y comienza a dirigir las publicaciones Cámara de Comercio y Cámara Sindical Agraria. También colaboró con revistas poéticas como Corcel, Espadaña, Garcilaso o Poseía Española. Durante toda su vida siguió escribiendo y en 1991 fue elegido miembro de la Real Academia Española. En 1995 fue nombrado Doctor Honoris Causa por la Universidad Internacional Menéndez y Pelayo de Santander. En 1998 recibe el Premio Cervantes. Murió el 21 de diciembre de 2002 en Madrid, con 80 años de edad.
imagen de José Hierro

Deja tu comentario

Frases Célebres con imágenes de José Hierro

Villancico En Central ParkMañanicas floridasdel frío inviernorecordad a mi niñoque duerme al hilo.Lope de VegaVistió la noche, copo a copo,pluma a pluma,lo que fue llama y oro,cota de malla del guerrero otoñoy ahora es reino de la blancura.¿Qué hago yo, profanando, pisandotan fragilísimo plumaje?Y arranco con mis manosun puñado, un pichón de nieve,y con amor, y con delicadeza y con ternuralo acaricio, lo acuno, lo protejo.Para que no llore de frío.

VidaDespués de todo, todo ha sido nada,a pesar de que un día lo fue todo.Después de nada, o después de todosupe que todo no era más que nada.Grito ¡Todo!, y el eco dice ¡Nada!Grito ¡Nada!, y el eco dice ¡Todo!Ahora sé que la nada lo era todo.y todo era ceniza de la nada.No queda nada de lo que fue nada.(Era ilusión lo que creía todoy que, en definitiva, era la nada.)Qué más da que la nada fuera nadasi más nada será, después de todo,después de tanto todo para nada.

Unicamente con verdad no se escribe poesía, hay que persuadir.

Recuerdo Del Mar¡Cómo te agitas bajo nubes grises,lámina fina de metal de infancia!¡Cómo tu rabia, corazón de niebla,rompe la brida!Cómo te miro con mis pobres ojos!¡Qué imagen tuya la que inventa el sueño!¡Qué lentamente te deshace el aire,roto en pedazos!Tú que guardabas en cristal saladovivos retratos que ondulaba el viento;tú que arrancabas en el alba finasones al alma,tú que nutrías con tu amarga lechesombras de playas, olvidados pasos,ansia de ser sobre tu vientre verde,locos piratas,has ido ahogando temblorosamentesombras que hundieron en tu paz sus ojos.Hoy tu recuerdo, como lluvia fresca,moja mi frente.Si ahora volviera a recorrer tu orilla,si ahora en tu cuerpo me volcara todo,si ahora tu cuerpo le prestara al míofrescos harapos,si yo desnudo, si cansado, ahora,más hijo tuyo, ahora, si el otoñovuelto a mi lado me trajera el tibiopan en el pico.-lámina fina de metal de infancia-,todo olvidado quedaría, todo:látigos, cuerdas con que me azotabas,vientos que mugen.Todo sería nuevamente hermoso,aunque tu garra me arañase el cuerpo,aunque al tornar tuvieran tus mañanassoles más negros.

Pensamiento de AmorDejé un instante de pensarte. Habíasucedido algo en ti cuando volviste.Venías más nostálgico, más triste,seco tu sol que iluminó mi día.Alguien -sé quién- que yo no conocía,alguien que calza sueños de oro, y vistealmas dolientes, te pensó. Caísteal pozo donde muere la alegría.¿Por qué fuiste pensado, malherido,pensamiento de amor? ¿Cómo han podidopasarte el corazón de parte a parte?¿Por qué volviste a mí, sufriendo, a herirme?¿No recuerdas que tengo que ser firme?¿Es que no ves que tengo que matarte?

PaseoSin ternuras, que entre nosotrossin ternuras nos entendemos.Sin hablarnos, que las palabrasnos desaroman el secreto.¡Tantas cosas nos hemos dichocuando no era posible vernos!¡Tantas cosas vulgares, tantascosas prosaicas, tantos ecosdesvanecidos en los años,en la oscura entraña del tiempo!Son esas fábulas lejanasen las que ahora no creemos.Es octubre. Anochece. Un bancosolitario. Desde él te veoeternamente joven, mientrasnosotros nos vamos muriendo.Mil novecientos treinta y ocho.La Magdalena. Soles. Sueños.Mil novecientos treinta y nueve,¡comenzar a vivir de nuevo!Y luego ya toda la vida.Y los años que no veremos.Y esta gente que va a sus casas,a sus trabajos, a sus sueños.Y amigos nuestros muy queridos,que no entrarán en el invierno.Y todo ahogándonos, borrándonos.Y todo hiriéndonos, rompiéndonos.Así te he visto: sin ternuras,que sin ellas nos entendemos.Pensando en ti como no eres,como tan solo yo te veo.Intermedio prosaico parasoñar una tarde de invierno.

Para Un EstetaTú que hueles la flor de la bella palabraacaso no comprendas las mías sin aroma.Tú que buscas el agua transparenteno has de beber mis aguas rojas.Tú que sigues el vuelo de la belleza, acasonunca jamás pensaste cómo la muerte rondani cómo vida y muerte -agua y fuego- hermanadasvan socavando nuestra roca.Perfección de la vida que nos talla y disponepara la perfección de la muerte remota.Y lo demás, palabras, palabras, y palabras,¡ay, palabras maravillosas!Tú que bebes el vino en la copa de platano sabes el camino de la fuente que brotaen la piedra. No sacias tu sed en agua puracon tus dos manos como copa.Lo has olvidado todo porque lo sabes todo.Te crees dueño, no hermano menor de cuanto nombras.Y olvidas las raíces ( «Mi Obra», dices ),olvidasque vida y muerte son tu obra.No has venido a la tierra a poner diques y ordenen el maravilloso desorden de las cosas.Has venido a nombrarlas, a comulgar con ellassin alzar vallas a su gloria.Nada te pertenece. todo es afluente, arroyo.Sus aguas en tu cauce temporal desembocan.Y hechosa un solo río os vertéis en el mar«que es el morir», dicen las coplas.No has venido a poner orden, dique. Has venidoa hacer moler la muela con tu agua transitoria.Tu fin no está en ti mismo ( «Mi Obra», dices ),olvidasque vida y muerte son tu obra.Y que el cantar que hoy cantas será apagado un díapor la música de otras olas.

Marina ImpasiblePor primera vez, o por última,soy libre...Arbustos con espuelasde marfil. Rocas oxidadas.El otoño pliega sus tonosfrente al crujido de las olas.Por primera vez, o por última.Las gaviotas tocan sus oboesde tormenta. Unos dedos verdeshunden la luna en luz marina,la tienden al pie del silencio.Se ha desnudado una mujery muestra sus luces mellizas;al huir, dispersa su pasoluminosa arena de estrellas.Por primera vez, o por última.Tijeras de oro en el poniente.Se enciende un violín ruiseñoren el esqueleto del mar.Garras de nubes estrangulanel azul, y lo hacen gemir.Ojos fijos en su tesoro,presente inmóvil -sin recuerdos,sin propósitos-, soy ahora.todo está sometido a un ordenque yo no entiendo. Pero embarcoen la nave, y el marinerome dirá su cantar, más tarde,desde el éxtasis...Por primera,o por única vez, soy libre.

Luz de TardeMe da pena pensar que algún día querré ver de nuevoeste espacio,tornar a este instante.Me da pena soñarme rompiendo mis alascontra muros que se alzan e impiden que pueda volvera encontrarme.Estas ramas en flor que palpitan y rompen alegresla apariencia tranquila del aire,esas olas que mojan mis pies de crujiente hermosura,el muchacho que guarda en su frente la luz de la tarde,ese blanco pañuelo caído tal vez de unas manos,cuando ya no esperaban que un beso de amor las rozase...Me da pena mirar estas cosas, querer estas cosas, guardarestas cosas.Me da pena soñarme volviendo a buscarlas, volviendo a buscarme,poblando otra tarde como ésta de ramas que guarde en mi alma,aprendiendo en mí mismo que un sueño no puede volverotra vez a soñarse.

Las NubesInútilmente interrogas.Tus ojos miran al cielo.Buscas detrás de las nubes,huellas que se llevó el viento.Buscas las manos calientes,los rostros de los que fueron,el círculo donde yerrantocando sus instrumentos.Nubes que eran ritmo, cantosin final y sin comienzo,campanas de espumas pálidasvolteando su secreto,palmas de mármol, criaturasgirando al compás del tiempo,imitándole la vidasu perpetuo movimiento.Inútilmente interrogasdesde tus párpados ciegos.¿Qué haces mirando a las nubes,José Hierro?

La RosaComo la rosa: nuncate empañe un pensamiento.No es para ti la vidaque te nace de dentro.Hermosura que tengasu ayer en su momento.Que en sólo tu aparienciase guarde tu secreto.Pasados no te brindensu inquietante misterio.Recuerdos no te nublenel cristal de tus sueños.Cómo puede ser bellaflor que tiene recuerdos.

La poesía se escribe cuando ella quiere.

La Mano Es La Que RecuerdaViaja a través de los años,desemboca en el presentesiempre recordando.Apunta, nerviosamente,lo que vivía olvidado.la mano de la memoria,siempre rescatándolo.Las fantasmales imágenesse irán solidificando,irán diciendo quién eran,por qué regresaron.Por qué eran carne de sueño,puro material nostálgico.La mano va rescatándolasde su limbo mágico.

La conciencia de un jurado nunca queda tranquila.

InteriorTu piel me devolvíaalgo remoto. (¿Es estoun Poema de amor?¿Es un canto de dueloo de esperanza? Un himnotriunfal o una nostalgiaacariciada sobrela realidad?)No habíanadie, sino nosotros.(Los demás no existían.)Una botella, un libro,un cenicero. Ahorala vida es de cristal,de metal, de papel.Ahora es la botellamás bella que una flor.El cenicero tieneel sonámbulo brillode las olas. El libroes una roca... (¿Es estoun poema de amor?)En una habitaciónen penumbra, entre el humoque nos aleja... (¿Es estoun Poema de amor?) 25...sin hablar...(nada estádicho aún...).Olvidabaotra cosa: la músicafrutal, el corazónerrante de los siglos,suena para nosotros.Toqué tu frente comosi me fuera a morirun instante después.Igual que si me anclasesa la verdad. (¿Es estoun poema de amor?¿Fuimos sus criaturamelancólicas...?)Libro,botella, cenicero.(No flor, ni ola, ni rocas.)He llamado a las cosaspor su nombre, aunque el nombrerompa el hechizo. Quierotodo aquello que ha sidoel instante, su carney su alma (no sólosu alma),lo que el tiemporoe (no lo que el tiempopurifica).Al contactode tu frente, los díasvolaban desprendidosde la copa. Penséque los días... ¿Amores eso que devuelveel tiempo huido? ¿Erasentonces el amor?¿Me estoy cantando a mí,recobrado y perdido?¿Al amor, al que duermebajo tu piel, la pobrecriatura del cielodestinada a morirsin haber conocidosus imposibles padres.

El ritmo es lo que hace a la poesía persuasiva y no informativa.

« Ant 1 2 Sigt »

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

En todos los caminos, siempre hay un desvío para ir a la felicidad.

El melón y el casamiento han de ser acertamiento

Cuando examino mis métodos de pensamiento, llego a la conclusión de que el don de la fantasía me ha significado más que mi talento para absorber el conocimiento positivo.

Fuera del perro, un libro es probablemente el mejor amigo del hombre. Y dentro del perro probablemente está demasiado oscuro para leer.

El golpe esperado resulta menos duro

Los Caminos de La Tarde...Los caminos de la tardese hacen uno, con la noche.Por él he de ir a ti.amor que tanto te escondes.Por él he de ir a ti,como la luz de los montes,como la brisa del mar,como el olor de las flores.

Donde hay una empresa de éxito, alguien tomó alguna vez una decisión valiente.

El tiempo vuela a veces como un pájaro, y a veces se arrastra como un caracol. Pero la mayor felicidad del hombre sobreviene cuando no se advierte si su paso es raudo o moroso

Frases célebres por autores