s

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Jean de la Bruyere

Jean de La Bruyére nació en Paris, el 16 de agosto de 1645, era hijo de Louis de La Bruyère, controlador general de las rentas de la Cámara Municipal, pues su familia formaba parte de la burguesía de la ciudad. A los veinte años se graduó en la Universidad de Orleans, obteniendo la licenciatura de Derecho, instándose en Paris con su familia tras su graduación. En 1673 se le otorgó el cargo de tesorero general de Francia, en el despacho de Caen, pero vendió su cargo en 1686, pues desde el 15 de agosto de 1684 fue uno de los maestros del joven duque de Borbón, que contaba con dieciséis años de edad. Posteriormente también enseñaría a la esposa del duque: Madame de Nantes, que contaba con once meses cuando se casó. Pero cuando acabó la formación de sus pupilos, La Bruyére siguió estando a servicio del duque, viendo de cerca la vida de la aristocracia francesa. En 1688 publica “Caracteres de Théophraste, traduits du grec, avec les caratères ou le moeurs de ce siècle” que tuvo hasta nueve ediciones, cada una de ellas con incorporaciones novedosas, salvo la novena. Fue miembro de la academia francesa desde 1693. Durante los últimos años de su vida estuvo escribiendo su obra “Dialogues sur le Quiétisme” que dejó inacabada, aun así fue publicada tras su fallecimiento. El escritor murió en Versalles, el 10 de mayo de 1696 de un ataque de apoplejía, que al parecer fue repentino, pues gozaba de buena salud hasta el ataque, dando lugar a rumores sobre un posible envenenamiento, que posteriormente fueron desmentidos.
imagen de Jean de la Bruyere

Deja tu comentario

Frases Célebres con imágenes de Jean de la Bruyere

El tiempo fortalece la amistad y debilita el amor.

Es difícil decidir si la incertidumbre hace al hombre más desgraciado que despreciable.

La muerte no llega más que una vez, pero se hace sentir en todos los momentos de la vida.

Cuanto más se acerca uno a los grandes hombres, más cuenta se da de que son hombres.

No existe para el hombre más que una verdadera desdicha: incurrir en falta y tener motivo de censura contra sí.

A veces, cuesta mucho más eliminar un sólo defecto que adquirir cien virtudes.

Las mujeres son extremadas en todo: o son mejores o son peores que los hombres.

Una cualidad de la justicia es hacerla pronto y sin dilaciones; hacerla esperar es injusticia.

La gloria o el mérito de algunos hombres es escribir bien; la de otros no escribir nada.

Es más vergonzoso desconfiar de los amigos que ser engañado por ellos.

El amor que nace súbitamente es el más tardo de curar.

No admitir corrección ni consejo sobre la propia obra es pedantería.

Casi nadie repara por sí mismo en el mérito de otro.

La virtud, no por estar de moda, deja de ser virtud.

Sólo un exceso es recomendable en el mundo: el exceso de gratitud.

La envidia y el odio van siempre unidos, se fortalecen recíprocamente por el hecho de perseguir el mismo objeto.

« Ant 1 2 3 4 Sigt »

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Los libros deberían conducir a una de estas metas: sabiduría, piedad, alegría o utilidad

Se ha llegado a decir que la más alta alabanza de Dios está en la negación del ateo, que encuentra la Creación lo bastante perfecta como para poder prescindir de un Creador.

Sobre las cosas que no se conocen siempre se tiene mejor opinión.

Estoy complacido de nunca haber luchado en una guerra. Estoy complacido de no haber tomado un arma. Estoy complacido de no haber sido matado o haber matado a alguien. Espero que mis hijos disfruten la misma falta de hombría.

El político piensa en la próxima elección; el estadista, en la próxima generación

El que menos corre, vuela.

El arte tiene un enemigo que se llama ignorancia.

Hablar poco, pero mal, ya es mucho hablar.

Frases célebres por autores