s

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Jacinto Benavente

Uno de los dramaturgos españoles más importantes del siglo XX, Jacinto Benavente y Martínez fue el dramaturgo español más popular de la primera mitad del siglo 20. Sus comedias sofisticadas sobre las costumbres y la sátira social, marcó el comienzo del teatro moderno en España.Jacinto Benavente nació en Madrid el 12 de agosto de 1866. Era el más joven de tres hijos de Venancia Martínez y Mariano Benavente, un pediatra que admiraba las obras de Shakespeare y trasladó su interés a los juegos de sus hijos. Benavente fue educado en el prestigioso Instituto San Isidoro, donde empezó a realizar sainetes y espectáculos de marionetas.Se crió en un ambiente de aprendizaje, riqueza, y roce social. A su padre le gustaba el teatro y tenía una gran biblioteca; además se relacionaba con las familias aristocráticas, escritores y actores. Siendo un niño precoz, Benavente aprendió varios idiomas a la edad de 16 años y le encantaba el circo y presentar obras al servicio doméstico y a los amigos.En 1882 se matriculó en la Universidad de Madrid para estudiar Derecho, pero abandonó sus estudios dos años más tarde, cuando murió su padre (1885), dedicarse a viajar mucho (a Francia y Rusia) y a la literatura, y llegó a conocer bastante bien la literatura europea de entonces. Durante algún tiempo fue empresario de circo y se dice que estuvo enamorado de una trapecista inglesa, la Bella Geraldine, lo que él siempre afirmó. Comenzó a escribir ensayos, bocetos, y contribuciones a revistas. En 1890 se unió a una compañía de teatro como actor. Benavente vivió una vida fácil y cómoda. Se vestía con elegancia, asistía a fiestas de moda, y se convirtió en una parte de la sociedad burguesa decadente y refinada, la cual representó en la mayoría de sus obras. Alrededor de 1890, antes de que hubiera establecido su reputación como dramaturgo, trabajó con éxito como actor y obtuvo un conocimiento de primera mano de las técnicas de puesta en escena, que más tarde aplicó a sus propias producciones.Sus primeras obras fueron un libro de poemas, Versos, (1893) y otro de cuentos, Villanos (1893). En 1892 Benavente publicó su primera obra, "Teatro fantástico”, ocho bocetos corto basado en sueños y fantasías. Al año siguiente, escribió un libro de poemas, “Versos”, y la obra en prosa "Cartas de Mujeres", que dan fe de su comprensión de la conducta de la mujer y su preferencia por protagonistas femeninos. En casi todas sus obras sólo los personajes femeninos son muy fuertes, los hombres por lo general permanecen oscuros y poco convincentesEn 1894, se puso en escena la primera obra de teatro de Benavente, "El Nido Ajeno", gracias al actor Emilio Mario, pero la pieza fue vapuleada por la crítica y sólo la valoró Azorín. Su técnica dramática representó un sorprendente contraste con el estilo grandilocuente de José Echegaray. Benavente utiliza un diálogo hábil, ingenioso y hace hincapié en el clima social y moral de la obra a costa de los conflictos de la trama. En vez de explorar el concepto tradicional del honor, centra la historia en los pensamientos y sentimientos de la protagonista femenina. Mientras que "El Nido Ajeno", recibió una respuesta mixta, “Gente Conocida” tuvo un éxito sin precedentes 1896. En el género teatral se prodigó mucho: compuso a lo largo de toda su vida más de ciento setenta piezas de teatro. En sus primeras obras expuso prejuicios de la clase media alta y los defectos de la sociedad, sin ser un reformador social. Basó su labor en un diálogo ingenioso, que tenían mucho en común con el tono irónico de Oscar Wilde y George Bernard Shaw. Especialmente satirizaba a la burguesía española. Su segunda obra, Gente conocida (1896), ataca a las altas clases de la sociedad; sin embargo esta crítica se va diluyendo por una amable reprobación en sus obras siguientes: La comida de las fieras (1898) y ya obtiene grandes éxitos con piezas como La noche del sábado (1903) y Rosas de otoño (1905). En 1899, creó en Madrid el Teatro Artístico, en el que colaboró Valle Inclán y cuyo objetivo era representar un repertorio guiado por los intereses exclusivos del arte y por su intencionalidad regeneracionista en toda la amplitud del término. Su referencia más inmediata fue, como en otros casos, el Teatro Libre creado años antes por André Antoine en París. Entre sus propósitos, aluden a la escenificación de obras minoritarias y es perceptible un cierto elitismo endogámico en sus propuestas. El público español aplaudió con entusiasmo las innovaciones de Benavente, y desde 1896 hasta 1907 produjo 53 obras de teatro. Entre ellos se encontraban "La Gobernadora" (1901), una exposición de la corrupción de la política provincial, "La Noche del Sábado" (1903), una obra alegórica que combina la novela y el teatro, "Los Malhechores del Bien" (1905), una sátira mordaz sobre la arrogancia y la hipocresía de ciertas señoras caritativas y "Los Intereses Creados" (1907), un examen pesimista del comportamiento humano, que generalmente se considera su obra maestra. En "Los Intereses Creados" los personajes son marionetas que actúan de acuerdo a los dictados del interés propio. Esta obra, junto con "La Malquerida" (1913), una tragedia rural a la manera clásica sobre el amor entre un hombre y su hijastra, estableció la reputación internacional de Benavente y le valió el Premio Nobel en 1922. "Es un raro ejemplo de alguien nacido dramaturgo, cuya imaginación, por sí misma, crea de acuerdo con las leyes de la época, sin embargo, evita cualquier cosa teatral relacionada con convencionalismos y falsedades." (Per Hallström de la Academia Sueca en su discurso de presentación de Benavente)A los treinta y dos años ya era un autor conocido y, tras pelearse con Valle-Inclán en la tertulia del Café Madrid, formó la suya aparte en la Carrera de San Jerónimo.En los años siguientes Benavente creó más de cuarenta obras de teatro. Eliminó la retórica del lenguaje teatral. Típico de su teatro es la subestimación de la perfección el estilo y la técnica.A finales de 1890 Benavente se unió al grupo de escritores modernistas innovadores conocido como “La Generación del 98”, que buscaba revivir el prestigio de España tras su derrota en la guerra española-estadounidense. Fue nombrado en 1899 director de la revista literaria “Vida”, una voz de la Generación del 98. Más tarde, también escribió para el diario madrileño “El Imparcial”. En 1920, Benavente fue nombrado director del Teatro Español, Teatro Nacional de España. Durante la guerra civil española, Benavente estuvo bajo arresto domiciliario - sus simpatías estaban del lado de Franco.Benavente ganó fama internacional con "La Noche del Sábado", que duró dos años en Nueva York. Otra obra de fama internacional fue “La Malquerida” (1913). Es un drama de odio rústico y amor incestuoso entre padrastro e hijastra que conduce a la violencia y el asesinato. A pesar de ser en su mayor parte fieles a sus propios temas y estilo, Benavente sigue al teatro europeo contemporáneo y presenta temas y convenciones dramáticas empleadas por otros famosos autores. También experimentó con tendencias fantástica, simbolista y surrealista.Irónicamente, el trabajo de Benavente trabajo se redujo en calidad desde el momento en que el Premio Nobel le fue otorgado. De 1920 a 1954 no produjo nada de mérito, y aún hoy sus mejores obras son en gran parte ignoradas por el público español. Esta decadencia final es debida al hecho de que a pesar de Benavente reformó el teatro del siglo, no fue un auténtico revolucionario. En primer lugar, pretendía complacer a su público, la clase alta de España, que tenía poco conocimiento o simpatía con los acuciantes problemas económicos o sociales. En consecuencia, Benavente produjo un teatro suave, conservador, que - en contraste con el trabajo de otros escritores españoles de la Generación de 1898 - evitó las graves preocupaciones morales, religiosas o sociales. Por lo tanto, rápidamente se convirtió en moda.Benavente se convirtió en miembro de la Academia Española en 1913. Sus obras posteriores tendieron hacia el sentimentalismo y el conservadurismo, y algunos escritores jóvenes, como el novelista Ramón Pérez de Ayala, protestaron cuando Benavente recibió el Premio Nobel. Benavente se negó a asistir a las ceremonias, y el premio fue aceptado por el embajador español en Suecia. Entre las obras que produjo Benavente después de la Primera Guerra Mundial están “La Vestal de Occidente” (1919), un estudio de la reina Isabel I de Inglaterra y su amor por Essex, “La Noche Iluminada” (1927), inspirado en Shakespeare, “Doncel Pepa” (1928), un estudio psicológico de los escaladores sociales, y “La Infanzona” (1945), sobre el incesto. Además de su obra dramática, Benavente escribió crítica literaria y social. Su apoyo al régimen de Franco no ayudó en nada a pulir su reputación internacional.Durante el segundo período amplio de su vida (1920-1954) Benavente viajó a América Latina, Estados Unidos y la Unión Soviética. De 1936 a 1939 durante la Guerra Civil Española, vivió en Valencia. A su regreso a Madrid, apoyó públicamente el régimen de Franco. Murió el 14 de julio de 1954, en Madrid a la edad de 88 años. Benavente nunca se casó.En total habría escrito 172 obras cuando murió. Cultivó además la poesía, el cuento, el periodismo y otras modalidades literarias con muy destacado acierto. También fue crítico de teatro.
imagen de Jacinto Benavente

Deja tu comentario

Frases Célebres con imágenes de Jacinto Benavente

La felicidad es mejor imaginarla que tenerla.

La alegría de hacer bien está en sembrar, no en recoger

Lo peor que hacen los malos es hacernos dudar de los buenos

No hay sentimiento que valga; el amor es una ocupación como otra cualquiera.

La vida es como un viaje por mar: hay días de calma y días de borrasca. Lo importante es ser un buen capitán de nuestro barco

El que es celoso, no es nunca celoso por lo que ve; con lo que se imagina basta.

El amor es así, como el fuego; suelen ver antes el humo los que están fuera que las llamas los que están dentro.

En cuestión de árboles genealógicos es más seguro andarse por las ramas que atenerse a las raíces

El más noble orgullo para una mujer, por mucho que la hayas ofendido, es poder perdonar siempre, sin tener que arrepentirse

Se hará lo que se deba, aunque se deba lo que se haga

Eso de que el dinero no da la felicidad son voces que hacen correr los ricos para que no les envidien demasiado los pobres

Una cosa es continuar la historia y otra repetirla

El dinero pasa al correr por muchos lodazales

Poco bueno habrá hecho en su vida el que no sepa de ingratitudes.

Es triste condición de la humanidad que más se unen los hombres para compartir los mismos odios que para compartir un mismo amor

No hay nada que desespere tanto como ver mal interpretados nuestros sentimientos.

« Ant 1 2 3 4 5 6 Sigt »

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

En el matrimonio la mujer toma el apellido del hombre, como un vencedor el nombre de una batalla ganada

La indolencia, como la herrumbre, descansa más aprisa que el trabajo

este pez ya no muere por tu boca, este loco se va con otra loca

Hay más religión en la ciencia del hombre que ciencia en su religión.

Nadie acepta ser viejo porque nadie sabe serlo, como un árbol o como una piedra preciosa.

Pide consejo al que sabe corregirse a sí mismo.

Hasta los sentimientos buenos, si se exaltan en demasía, son capaces de conducirnos a errores deplorables.

Siempre he sentido que hay algo en Buenos Aires que me gusta. Me gusta tanto que no me gusta que le guste a otras personas. Es un amor así, celoso.

Frases célebres por autores