s

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Félecité de Lamennais

Hugues-Félecité Robert de Lamennais, conocido como Félecité de Lamennais nacido con el apellido Le Mannais, que posteriormente cambiaría, el 19 de junio de 1782 en Saint-Malo. Con cinco años su madre se murió, su padre que era empresario, deja su educación a cargo de su hermano Juan, fundador de los Hermanos de la Instrucción cristiana, y de su tío Robert de Sandrais, que tenía una gran biblioteca que utilizó Félecité durante todo su aprendizaje infantil. En 1816 se ordena sacerdote, aunque no tiene una gran vocación, pero en este sentido cree que puede destacar en el ámbito literario. En 1817 traduce «Imitación de Cristo» de Tomás de Kempis, y más tarde publicará «Ensayo sobre la indiferencia». Unos años más tarde funda la Congregación de San Pedro, donde quiere crear en su país un clero culto, que pueda rebatir las ideas de los filósofos no creyentes. A causa de sus ideas apoya la separación de la Iglesia del Estado, por lo que apoya la independencia de diversos pueblos, como son los irlandeses. En 1831 Rusia intenta reprimir una revolución polaca, por lo que al año siguiente Félecité viaja a Roma para manifestar su indignación sobre este hecho. En 1834 en su libro «Palabras de un creyente» deja claras sus ideas, incluso arremete contra el propio Papa, a causa de este libro rompe con la iglesia. El 9 de abril de 1835 conoce a George Sand, con quien estará muy unido toda su vida, aunque no comulga con todas sus ideas, gracias a ella se introduce en el mundo del socialismo. En 1837 escribió «Libro del pueblo». En 1841 ataca el gobierno y a su rey, por lo que es condenado a un año de prisión. En 1846 acaba de escribir «Esbozo de filosofía» donde intenta realizar la idea de un cristianismo sin iglesia. En 1848 fue diputado de la Asamblea constituyente, pero tras el golpe de estado, se fue a Bretaña. Murió el 27 de febrero de 1854, pidiendo que al ser enterrado no le hicieran rito alguno.
imagen de Félecité de Lamennais

Deja tu comentario

Frases Célebres con imágenes de Félecité de Lamennais

La fe comienza donde termina el orgullo.

La ciencia no sirve sino para darnos una idea de cuan vasta es nuestra ignorancia.

El movimiento veloz que agita el mundo no se oye sino andando.

El derecho y el deber son como las palmeras: no dan frutos si no crecen uno al lado del otro.

Cuando pienso que un hombre juzga a otro, siento un gran estremecimiento.

« Ant 1 Sigt »

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

El sabio consigue más ventajas por sus enemigos que el necio por sus amigos.

Aprender sin pensar es inútil. Pensar sin aprender, peligroso.

Cuando era joven había decidido ser pianista en un burdel o político profesional. A decir verdad, no hay mucha diferencia

Esta noche está en nuestras manos decir alguna verdad que ya, que ya mentimos a diario.

Las matemáticas poseen no sólo la verdad, sino cierta belleza suprema. Una belleza fría y austera, como la de una escultura.

La poesía no tiene tiempo, el que la lee la rescata, la hace presente y luego la regresa a su eternidad.

Consuelo es en las grandes desgracias el que no pueda sobrevenir otra mayor.

Un poco fastidiosas, las flores para abrirse. ¡El buda dormido!.

Frases célebres por autores