s

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Alessandro Manzoni

Alessandro Francesco Tommaso Manzoni, conocido como Alessandro Manzoni nació el 7 de marzo de 1785 en Milán, en el seno de una familia aristocrática. Sus padres separaron en 1792, y durante esta época fue a colegios de religiosos, con los padres somascos, y después con los barnabitas. Cuando contaba con quince años comienza a tener una gran pasión por la poesía. A partir de 1803 vive con Don Pietro, dedicándose al juego de azar y a las mujeres, pero se acercó al círculo de Giuseppe Parini, cercano a las ideas iluministas. Durante estos años publica «El triunfo de la libertad» y «Los cuatro sermones». En 1805 viaja a Auteuil para vivir unos años con su madre, y conoce las ideas de Voltaire, acercándose a la cultura francesa y alemana gracias a sus amistades. Además, fue en estos años cuando aparece por primera vez como poeta en público con una de sus obras: «Urania». En 1808 se casó con Henriette Blondel. En 1810, a causa de su educación se había declarado anticlerical, pero volvió a la práctica religiosa, haciendo que su mujer de ideas calvinistas y él mismo siguieran la religión católica. En 1818 a causa de una mala racha económica, debe vender el patrimonio que le legó su padre. En 1819 escribió su primera tragedia «El Conde de Carmoñola». Con la muerte de Napoleón en 1821, se inspira para escribir «El cinco de mayo». En 1822 comenzó a dar forma a su novela más famosa «Los novios» que originariamente se llamaba «Fermo e Lucia», pero lo publicó cinco años después. Su mujer muere en 1833. En 1837 se casa con Teresa Borri, la que era la viuda del Conde de Stampa. Volvió a escribir «Los novios» obra en italiano de la forma toscana en 1840, junto a «La historia de la columna infame». Durante su vida tuvo nueve hijos, pero sólo le sobrevivieron dos de sus dos matrimonios. Cuando muere el mayor de sus hijos varones, Pier Luigi, el 28 de abril de 1873 cae enfermo y él mismo muere el 22 de mayo de ese año, a causa de una meningitis.
imagen de Alessandro Manzoni

Deja tu comentario

Frases Célebres con imágenes de Alessandro Manzoni

Haced el bien a cuantos podáis, y a menudo hallaréis rostros que os infundirán alegría.

Una de las alegrías de la amistad es saber en quien confiar.

Las injurias tienen una gran ventaja sobre los razonamientos: la de ser admitidas sin pruebas por una multitud de lectores.

Haced el bien a cuantos más podáis, y os sucederá frecuentemente hallaros con caras que os infundan alegría

Es menos malo agitarse en la duda que descansar en el error.

El hombre crece cuando se arrodilla.

« Ant 1 Sigt »

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

No siguió el camino más ancho hacia la eternidad, ni tampoco el más angosto, sino que, a fuerza de rezar mucho y disfrutar de una buena mesa, eligió uno intermedio, que podríamos denominar clerical principesco.

Imagínese a un hombre sentado en el sofá favorito de su casa. Debajo tiene una bomba a punto de estallar. Él lo ignora, pero el público lo sabe. Esto es el suspense.

Y este ser sincero, el yo, habla del cuerpo y lo quiere incluso cuando sueña y se forja ilusiones y aletea con un batir de alas rotas.

El más bello instante del amor, el único que verdaderamente nos embriaga, es este preludio: el beso.

El necio es esclavo de sí mismo.

Ser bueno es fácil; lo difícil es ser justo.

Las obras maestras del arte tienen a los ricos por esposos, pero a los pobres por amantes.

Sé que no tienes nada. Por ello te pido todo. Para que tengas todo.

Frases célebres por autores