s

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Abelardo Castillo

Abelardo Castillo nació el 27 de marzo de 1935 en Buenos Aires, pero pronto se fue a vivir con su padre a la ciudad de San Pedro, donde reside hasta que tiene 18 años. Pero en 1953 vuelve a vivir en Buenos Aries. En 1959 puede publicar sus primeros cuentos, entre ellos «Volvedor», y ese mismo año gana el concurso “Vea y Lea”. También funda “El Grillo de Papel” una revista literaria, aunque el gobierno de Arturo Frondizi la prohíbe por su pensamiento tendente a la política de izquierdas. En 1961 funda junto a Liliana Heke “El Escarabajo de Oro” donde publicaron grandes personalidades de la literatura, la revista duró hasta el año 1974. En 1962 publica «Las otras puertas» en Cuba y recibe la Faja de honor de la Sociedad Argentina de Escritores por esta obra. Un año más tarde, gracias a su obra de teatro «Israfel», que se basa en la vida de Edgar Allan Poe, gana el Primer Premio Internacional de Autores Dramáticos Latinoamericanos Contemporáneos del Institute International du Theatre, UNESCO, de Paris. En 1964 «El otro Judas» gana el Primer Premio en el Festival de Teatro de Nancy. En 1966 publica «Cuantos Crueles» y su obra «Israfel» se estrena en el Teatro Argentino de Buenos Aires. Durante los años siguientes publica «La casa de ceniza», «Tres damas», «A partir de las siete» o «Sobre las piedras de Jericó». En 1969 conoce en el Café Trotoni a Sylvia Iparraguirre, con quien se casará. En 1984 recibe el Premio Konex y dos años más tarde obtiene el Primer Premio Municipal de Literatura por su obra «El que tiene sed». En 1991 publica «Crónica de un iniciado» obra que escribió durante treinta años. En 1996 recibe el Premio de Honor de la Provincia de Buenos Aires, junto a Ernesto Sabato y Marco Denevi. Durante los años siguientes escribe obras como su ensayo «Ser escritor», su novela «El Evangelio según Van Hutten» y se realiza el corto «Negro» basado en su obra «Negro Ortega». En 2007 recibió el Premio Casa de las Américas de Narrativa José María Arguedas por su obra «El espejo que tiembla».
imagen de Abelardo Castillo

Deja tu comentario

Frases Célebres con imágenes de Abelardo Castillo

La poesía no es una manera de escribir, es más bien un modo de vivir, de percibir el mundo.

¿Qué sentido tiene la literatura en un mundo sin sentido? No hay más que dos respuesta. La primera: ningún sentido. La segunda es precisamente la que hoy no parece estar de moda: el sentido de la literatura es imaginarle un sentido al mundo y, por lo tanto, al escritor que la escribe.

Si la palabra mercado te hace pensar persa, quizá no seas muy original pero todavía estás a tiempo. Si la palabra mercado te hace pensar en la venta de tu libro, no insistas con la literatura.

Yo diría que el poeta lo es por su manera de situarse ante el mundo.

Los novelistas y los editores creen que una novela es más importante que un cuento. No les creas. Sólo es más larga.

« Ant 1 Sigt »

Tenemos una frase para ti!.

¿Cuál es mi Texto Bíblico para Hoy?

Frases más vistos
imagen de ...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

imagen de Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

Es mejor cien metros de encaje negro, que un negro te encaje sus cien metros.

imagen de Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Como hace un puto para sacarse un condon del culo?.......se tira un pedo

Mejores imagenes del momento

Da igual. Prueba otra vez. Fracasa otra vez. Fracasa mejor.

La ventaja de tener mala memoria consiste en que se goza muchas veces con las mismas cosas.

Basta un instante para hacer un héroe y una vida entera para hacer un hombre de bien.

Fuga En Los JardinesLas más jóvenes, deseándoos, avanzanpor estas avenidas de árboles fragantes.Evaden primavera que a las flores oxidacon un ardor oliendo a frutas, a corceles. ..¡Qué salvaje presencia la de las hembras púberesentre glicinias cálidas, entre celindas vívidas!Exigen que las amen, que las sigan corriendopara volcarles júbilos sobre la orilla ebria.¡Muchachas, corred más: corred hasta la aurora!Estos grandes varones de los pechos revueltosansían desgranaros, ¡oh mazorcas crujientes!,con su hambre de bocas y su hambre de frutos.Hasta el río, que es tajo delimitando sueños,huele a amor ya festines...Han temblado los álamos al estallar unánimeslos oscuros latidos de dobles ruiseñores.Los regazos del musgo, el frior de los juncos,contemplando el encuentro aceleran su verde.Es un cántico trémulo, en gargantas sorbidopor el amor abierto en mitad de la selva.¡Corred siempre, muchachas, que el seguiros excitael ardor de cogeros, suyas todas, a hombresque de fieros esgrimen el ademán tan sólo!Y envolveos en ropas de blanco lino puropara mojar con ellas esos cuerpos calientes,y amanecer ceñidas, ante el amor que vibra,por el celo del agua posesor de las vírgenes.

La duda en el amor acaba por hacer dudar de todo.

Decía mi mamá: Hay cosas que no se compran en la botica de la esquina. Hay que hacer la enorme y costosa diligencia de adquirirlas con el espíritu, y eso cuesta.

El que olvidar solicita, no olvida cuando se acuerda de que se acuerda que olvida.

El entusiasmo es el pan diario de la juventud. El escepticismo, el vino diario de la vejez.

Frases célebres por autores